Mucho más grave de lo que se supone

Las noticias falsas denunciadas por el escritor Esteban Leonis, autor del libro biográfico “Luis Lacalle Pou. Un rebelde camino a la presidencia”, es un hecho mucho más grave de lo que se supone.
Es lisa y llanamente el uso de la tecnología con un fin malvado y lamentablemente no es la primera vez que se comprobaría esto. Recordemos que existe una acusación enorme a nivel mundial, jamás debidamente aclarada, que acusa a Rusia, en complicidad con alguien en los Estados Unidos, de haber influido en la pasada campaña presidencial de los Estados Unidos a favor de la candidatura de Donald Trump y contra las aspiraciones de Hillary Clinton de llegar a la presidencia.
Lamentablemente la tecnología existente hoy hace posible esto, por parte de quienes se han especializado en leer, interpretar y sacar provecho de los datos informativos que publican los internautas.
En el caso del PDF falso, conteniendo información falsa y conteniendo una afirmación tremenda (homicidio) contra Lacalle Pou, se trata de una acción no sólo malvada y mal intencionada, sino específicamente destinada a perjudicar la imagen del candidato.
Lo más lamentable de todo esto es que rebela que hay gente que todavía no ha entendido que la competencia política debe de ser una competencia de ideas, de opiniones y llevada adelante con la máxima honestidad.
El hecho de alguien no nos guste o no colme nuestras expectativas no habilita a nadie a descalificarlo ni mucho menos a acusarlo de ser, como sucede con este PDF falso y anónimo, autor de un tremendo acto delictivo.
La Justicia debe llegar al fondo de este asunto, porque es necesario desterrar de raíz este tipo de acciones que configuran una verdadera estafa a la voluntad popular y si es posible llevar a sus autores (blancos, azules, verdes o rojos o de cualquier pelo político) al lugar donde deben estar todos los delincuentes.
De acuerdo a las manifestaciones hechas públicas por Lacalle Pou, la acción está realizada por gente muy ducha en la cuestión y aunque no especificó de quienes sospecha, todo indica que se trata de un grupo o una organización poderosa. Tanto es así que a pesar de la denuncia ante “Hechos Complejos”, dependencia del Ministerio del Interior, hasta el momento nada se había podido detectar sobre sus autores, porque el camino para crearlo habría sido meticulosamente planeado.
Es necesario entonces rascar hasta el hueso, porque si esto pasa quedando impune mucho nos tememos que puedan pasar otras acciones de más gravedad aún, que puedan servir para realizar acciones malévolas, engañando o estafando a diestra y siniestra.
A.R.D.