Muy delicado

El procesamiento sin prisión de siete policías pedido por un fiscal de Canelones está causando serias discrepancias en ámbitos del gobierno y las autoridades del Ministerio del Interior.
El hecho es que estos policías participaron de un tiroteo o presunto tiroteo durante una fuga, en la que uno de los sospechosos resultó herido. El Ministro Bonomi, uno de los que discrepa radicalmente con la posición del fiscal, señala que si hubo un error en el procedimiento, cosa que hay que probar, sostiene, se debería corregir por la vía administrativa y no penal, porque con el procesamiento – que seguramente los delincuentes estarán festejando dijo Bonomi – el mensaje que se hace llegar a los policías, que a menudo arriesgan su vida para enfrentar la delincuencia es que de usar su arma para impedir un delito puede llevarlos incluso a la cárcel.
Esto es muy peligroso, puede llevar a que los policías opten por “no complicarse” mirando para otro lado si ven a delincuentes en acción.
La Fiscalía basa su solicitud en el hecho de que no apareció ningún arma que pruebe que los sospechosos que huían estaban armados y disparando contra los policías.
El meollo de todo esto es precisamente en qué punto ha sido un tiroteo y en qué punto ha sido una cacería.
Entendemos que la Policía debe tener el mayor respaldo en el cumplimiento de su función, tanto en la prevención como en la represión del delito la ley debe proteger a los guardianes del orden público.
Pero esto no incluye la protección de excesos y desbordes basados en el hecho de ejercer la autoridad. Es un tema delicado y siempre expuesto a cometer errores, en cuanto hay posibilidades de que los delincuentes, conocedores de los vericuetos de la justicia que se basa en pruebas, saben que de hacer desaparecer un elemento esencial, como el arma utilizada por ejemplo, su situación de potenciales victimarios cambia a presuntas víctimas.
Esto obliga a manejarse con muchísima cautela y precisión, dado que no siempre puede hacerse verdadera justicia en estos temas.
Lo importante es adoptar al menos todas las precauciones para no sancionar inocentes o en otras palabras para evitar que las sanciones recaigan en quien obra dentro de la ley y el orden.
En el caso mencionado, será la Suprema Corte de Justicia la que tendrá que dirimir el tema y en sus manos quedará la responsabilidad de hacer justicia.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...