Nadie debe comprar cosas de dudosa procedencia

Frecuentemente solemos ponernos de un lado o de otro en materia de la inseguridad que lamentablemente existe en el país.
Es así que encontramos a menudo posiciones tajantes, pidiendo penas y sanciones “duras” para los delincuentes.
Son posiciones entendibles en aras en una delincuencia que cada vez es mayor, más audaz y más maligna en cuanto demuestra que no tienen reparos al momento de tirar a matar.
En Salto, sólo para mencionar un par de casos, digamos que el cuidacoches cortado en la cara porque se negó a darles sus exiguas monedas recogidas tras un día de labor a tres “motochorros” que le pararon y arma blanca mediante le exigían la entrega de su dinero.
El otro caso, que nos ha llegado en estos días es el de una abuela, que al concurrir días atrás al Banco de Previsión Social a recoger su exigua pensión, que cobró junto a los 1.700 pesos que el gobierno dispuso como compensación de fin de año a las jubilaciones y pensiones mínimas.
Sucede que al salir de la mencionada dependencia estatal, casi en la puerta misma, una “dama” le arrebató su cartera y se fue raudamente en una moto que le aguardaba.
Este tipo de acciones lleva a entender que se pidan sanciones más duras para los delincuentes. Ahora bien, vamos a entendernos, gran parte de lo que se roba se vende rápidamente o se entrega en las “bocas” como parte de pago.
Significa que hay un mercado negro para las cosas robadas y si se rasca un poco más allá de lo que se dice, veremos que muchas veces los compradores de las cosas robadas no son sólo los malvivientes en las bocas de pasta base, sino también muchas personas comunes y corrientes a las que les interesa comprar a “precio de ocasión” algunas cosas, sobre todo electrodomésticos, sin importarle su procedencia ni la forma en que llegaron a las manos de quien la ofrece en venta.
Esto es lo que tenemos que cambiar. Es necesario oponerse tajantemente y denunciar a quier ofrece estos artículos baratos.
Mientras haya mercado, mientras aceptemos comprar estos artículos a precios de ganga, estaremos siendo cómplices vaya a saber de quién sabe qué tipo de delitos y además de llegar a la justicia podemos enfrentar una acusación de receptación, por tener cosas robadas.
Esto es lo primero que debemos saber. Si nadie comprara no habría por lo menos este tipo de robos que hoy por hoy es de los más frecuentes en nuestra ciudad.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...