Nepotismo y amiguismo: los casos inadmisibles

A poco de conocerse varios casos de nepotismo en el país (adjudicación de cargos públicos a los parientes) o de amiguismos, lo que quizás sea peor aún. El senador Pedro Bordaberry ha presentado un proyecto que a nuestro entender peca por ser poco estudiado.
No es habitual en el mencionado legislador que presente un tema sin analizarlo con la debida seriedad y profundidad, por eso preferimos pensar que ha sido fruto de una reacción impulsiva, habida cuenta de que han surgido casos similares en la Intendencia de Artigas, gobernada por un intendente blanco; de Lavalleja y Florida, donde también el gobiernoe está en manos de intendentes blancos, además de otros casos que han hecho “ruido político”.
De acuerdo al proyecto de Bordaberry los familiares de un intendente, legislador, ministros y similares jerarcas en el gobierno, hasta una cuarta generación (padre, hijo, nieto y bisnietos) no podrían ingresar a la función pública.
Pero además de ello, tampoco podrían ingresar -aún siendo militantes o dirigentes de otros partidos políticos – las parejas, hijos o sobrinos de las parejas y un montón de gente más.
En definitiva, un texto que merece el apoyo popular termina por ser tan radical que no puede ser apoyado, por la sencilla razón que terminaría por sancionar y vetar de la administración pública a gente que tiene derecho a competir y concursar como cualquier hijo de vecino.
Lo que más nos preocupa es que se termine por afectar precisamente lo que se quiere promover, que es la “transparencia” en las designaciones de la gente más capaz a la hora de ingresar a los cargos de empleos públicos. Nada tenemos contra los puestos de confianza, siempre y cuando se manejen con la debida prudencia. Por ejemplo nos parece vergonsozo que un director de ASSE tenga seis secretarios (la renunciante por ser novia de su hijo tenía un sueldo de 57 mil pesos) sin que se explique que función cumplen, mientras que en la misma ASSE se reclama permanentemente funcionarios de enfermería y otros cargos donde son absolutamente necesarios.
Pero el proyecto de Bordaberry, aún con lo radical que se piensa puede ser, debería de apuntar también a los amigotes, los que terminan como jerarcas o beneficiados de cualquier otra forma, por la sencilla razón de ser correligionarios o amigos de los gobernantes.
Debemos terminar con estos vicios del sistema político, que queda claro afectan a todos los partidos políticos, pero debemos también de ser cuidadosos para no afectar precisamente lo que pretendemos preservar.
El sorteo o concurso, según el caso debe ser rigurosamente respetado y los cargos de confianza limitados y celosamente controlados.
Es lo mejor que se puede hacer.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...