Ni la soberbia del poder ni la reacción impulsiva

Por estos días está en pleno auge la controversia entre los productores autoproclamados independientes (que no representan a ninguna institución en particular) y el gobierno nacional a quien acusan de no atenderlos, ni de atender una situación que a su entender los está aniquilando.
Sobre el tema entendemos conviene hacer algunas reflexiones. En primer lugar creo que los productores y todos los grupos y movimientos que se hallen dentro de la ley tienen derecho a manifestarse, obviamente dentro de los límites que establece la ley y el orden.
Obviamente que en este sentido los manifestantes deben ser cuidadosos de no perjudicar directa o indirectamente a otros grupos o movimientos de la población que estén directa o indirectamente vinculados a la actividad de los productores. En el caso concreto se amenazó con cortar el abastecimiento de alimentos provenientes del campo a todo el este uruguayo donde en estos meses la principal actividad es el turismo precisamente. Sería un error innegable porque sería ponerse en contra a otra cantidad de uruguayos que nada tiene que ver con la situación de los productores.
En segundo lugar, lo que plantean los manifestantes es que están padeciendo una situación que los está dejando fuera del mercado paulatinamente y las autoridades, incluido el presidente de la República, no parece interesado en atender sus reclamos. En este caso, sería también un grueso error no escuchar los argumentos de los manifestantes para dialogar.
Para nosotros es tan errado manejarse con soberbia desde el poder. Vale decir, imponer decisiones, decretos, leyes y otras disposiciones, como el aumento de las tarifas en forma antojadiza, sencillamente porque “yo soy el que manda…” y dando a entender que como soy el que define las políticas lo que haga está bien, será acertado, nunca me equivoco. Una muestra inequívoca de negligencia.
Es tan errado como reaccionar sencillamente en base a impulsos y amenazar o adoptar medidas extremas, aún a sabiendas de que irán contra otros sectores, quizás tan comprometidos en su subsistencia como ellos mismos.
En definitiva, para hallar una salida que sirva sino a todos al menos a la gran mayoría de los afectados por la situación, será necesario dialogar y dialogar con disposición a escuchar al otro y ceder eventualmente si nos demuestran razones, sin soberbia y también sin radicalismos.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...