No asegura nada, pero contribuye mucho

Cuatro de cada diez accidentados en moto en Montevideo son repartidores. De las personas que ingresan a CTI, los denominados “delivery” demoran diez días más en recuperarse. Se puede estimar el costo que esto determina para el país y el sistema de salud todo, pero no es esto lo que interesa hoy.

Lo que más nos interesa destacar hoy, luego de haber visto algunos accidentes de estos repartidores a los que evidentemente les pagan por la cantidad de repartos que hagan, son las secuelas que suelen quedar en la mayoría de ellos.
Piernas rotas, brazos, espaldas o incluso la cabeza sufren las consecuencias de su premura.
Por eso nos parece una buena medida la que comenzó a regir desde el pasado primero de enero en Montevideo, en que los repartidores de farmacias y locales gastronómicos están obligados a exhibir la constancia de haber asistido a los cursos de manejo que ha implementado el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP). El Banco de Seguros del Estado y la Unidad Nacional de Seguridad Vial (UNASEV) en forma obligatoria.
Sólo consta de tres jornadas de cuatro horas y hasta el año anterior, el curso era voluntario pero, desde este año será obligatorio.
Se trata sin dudas de una buena medida, aunque dudamos mucho que arroje los resultados esperados. Los delivery en su gran mayoría desarrollan altas velocidades, al menos es lo que vemos a diario en nuestra ciudad y no porque todos sean insensatos, sino porque tenemos entendido que a la mayoría de ellos se les paga un “plus” por llegar pronto y sobre todo porque llegando pronto tienen más chance de recibir una “propina”.
Nadie ignora el riesgo que corre por su imprudencia, pero el incentivo económico hace que no se midan mucho los riesgos. Se trata entonces de que todos asumamos la responsabilidad que nos cabe. En primer lugar, sepamos darles a los repartidores el tiempo necesario para que no corran con los alimentos. Sepamos desestimular su premura, premiando su eficiencia, pero no su imprudencia en el tránsito.
Sepamos también controlar y fiscalizar los excesos de quienes aún conociendo y sabiendo del peligro que corren arriezgan su vida en la calle.
Sólo si todos contribuimos a lograr el objetivo de manejarnos con mayor sensatez podremos conseguir el preciado objetivo de cuidarnos y cuidarlos más allá de sus imprudencias.

A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...