No entiendo más nada

Cuando apareció el canco cítrico por estas latitudes, los principales mercados europeos, así como ni que hablar el estadounidense, se ceró automáticamente para toda la citricultura de la región latinoamericana, afectada de cancrosis.
Sin embargo ahora aparece una plaga más temible aún, como es el HLB (por sus siglas en inglés) y el cancro cítrico pasa a segundo plano. Es más, algunos de los mercados más exigentes ya negocian fruta con cancrosis, entendiendo que “no es problema mayor”.
En su momento la existencia de cancro cítrico fue una verdadera desgracia para toda la citricultura del país, sin embargo hoy esos mismos mercados afirman que no es un problema mayor…
El cancro cítrico no sólo afectaba la fruta, deformándola y la planta que terminaba arruinándola, sino que se expandía rápidamente. Por lo tanto la medida aconsejada y puesta en práctica por las autoridades sanitarias fue la erradicación de las plantas enfermas y de todas las plantas existentes a su alrededor, en un radio de varios metros.
Fue así que hubo productores que perdieron la totalidad de sus montes. Más aún, los expertos sostenían que la bacteria de la plaga permanecía en la vegetación durante varios años más y por lo tanto esos predios quedaban inservibles para la producción, porque de ser ocupados, aún con otras plantas, habrían de transmitir la enfermedad.
Las dificultades sociales que ocasionó el cancro cítrico fueron mayúsculas. Hubo productores dispuestos a enfrentarse incluso a la Policía para impedir las inspecciones y de hallarse la enfermedad el posterior corte de las plantas enfermas.
Las características del HLB son muy similares a las del cancro cítrico y por lo tanto, más allá de todo lo que significa para el país tratar de mantener una citricultura sana, es necesario agotar los esfuerzos para tratar de saber a ciencia cierta ante qué estamos.
Si bien nadie afirma tener una “cura” para la plaga, hay laboratorios que están haciendo grandes esfuerzos para hallar un producto eficaz en este sentido. Al mismo tiempo técnicos relacionados a la citricultura están tratando de conocer las prácticas de manejo de los cultivos y del esfuerzo por multiplicar el predador natural de la plaga, medidas que han dado resultados alentadores al menos para detener la expansión de la enfermedad.
En definitiva, lo aconsejable es mantenerse alerta, informarse, conocer lo que debe hacerse para evitar las infecciones y no apresurarse a tomar medidas.