No es forma de dialogar

Mantener la cabeza fría luego de un incidente como el que hemos observado el pasado lunes en las puertas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, es bastante difícil.
De todas formas entendemos que tiene dos puntos esenciales. El primero, saber que felizmente vivimos en un país donde cualquier ciudadano puede increpar abiertamente al Presidente de la República y “trenzarse” incluso en una discusión acalorada, sin sufrir represalia alguna, como ha sido en los hechos.
Es hablar de una verdadera democracia, de un valor que ojalá pueda entenderse debidamente, porque no queremos pensar qué pasaría si esto no fuera una democracia.
Pero lamentablemente el hecho tiene también aspectos negativos y más de uno. En primer lugar, levantar la voz sólo lo hace aquel que quiere imponer sus propios argumentos mediante la fuerza, no mediante el razonamiento. En estos ambos participantes, tanto el Presidente de la República como su indignado interlocutor son culpables de alzar la voz y “debatir” a los gritos.
Debemos analizar también aspectos formales, el fondo de la cuestión es el momento de alta tensión que se vive, pero también aspectos formales, los argumentos hasta ridículos que a veces se manejan en estos incidentes. Sostener “yo que soy un peón rural vengo y lo agarro (en referencia al criminal “Kiki”), es de una ignorancia total.
En primer lugar porque entendemos que se lo está buscando y quienes lo hacen en su gran mayoría están arriesgando su vida, a sabiendas que lo más probable es que este criminal, acusado de varios asesinatos se resista a la detención. Vale decir, no es tan fácil como se sostiene. No dudamos que haya policías que miren para otro lado o traten de evitar situaciones donde no saben si saldrán vivos, pero estamos seguros que son sólo algunas excepciones.
A la vez creemos que tratar de sacar provecho político partidario de estas situaciones es también equivocado. Ojalá siempre podamos parar a un Presidente de la República y reclamarle directa y personalmente lo que entendemos que nos está perjudicando. Pero ojalá también que se entienda que no es la mejor forma de dialogar precisamente.
El Presidente de la República es elegido siempre por la mayoría de los uruguayos, nos manifestemos o no, y en una democracia esta es una institución que merece el mayor respeto, trate de quien se trate y pertenezca al partido que pertenezca.
Nunca lo olvidemos.
A.R.D. 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...