No es tan sencillo

Cuando analizamos las “mochilas” mencionadas por el Ing. Agr. Blasina, con que a su juicio carga el agro, y con el debido respeto a tan destacado técnico, debemos señalar nuestra discrepancia en relación al primer punto, es decir, al valor del dólar, que según el planteamiento carga la producción agropecuaria y no debería ser así.

El planteo tiene su razón de ser, porque quien produce carne, lana y demás, cobra su producción en dólares y como vive en nuestro país y aquí consume, necesariamente necesita pesos uruguayos. Cuando va a cambiar sus dólares por pesos, le van a pagar 28 o 29 pesos por cada dólar y no los 36 ó 37 que entiende debería valer la moneda norteamericana en nuestro país.
Ahora bien, los productores que producen para exportar son la enorme mayoría del país, pero no son todos. Significa que hay rubros que producen y venden casi que el cien por ciento del producto de su trabajo en el país, como los horticultores, los fruticultores, parte de los apicultores y demás. Estos venden en pesos uruguayos, pero compran los vehículos y la maquinaria que necesitan en dólares.
Vale decir que si el dólar estuviera más caro tendrían que poner más producción para pagar sus compromisos.
Caso similar es el de quienes compran un vehículo o un bien inmueble, que invariablemente está cotizado en dólares y tendrán que pagar dólares, no pesos uruguayos.
Unido a esto van otros rubros, como la propia inflación, que al dispararse el dólar también se dispara esta. No es cuestión de hacer recaer en un sólo rubro la solidaridad o “el peso” de un Estado que logra dominar algunos rubros, pero a costa del sacrificio de otros y esto no parece justo precisamente.
En este tema, como en algunos otros se requiere sentido común. Es necesario tomar medidas razonables, justas y lo más ecuánimes posibles. Si para equilibrar algunas consecuencias negativas de estas medidas hay que subvencionar otros, es necesario estudiar caso por caso, tema por tema y si la única salida viable es esta entonces habría que estudiar muy bien el problema y sus consecuencias para llegar a una solución lo más equitativa posible.
No con esto queremos decir que no se estudie la situación de cada rubro. Pueden haber medidas “masivas” tomadas en conjunto, pero resulta difícil asumir que sea esto lo más justo y equitativo, porque sin lugar a dudas cuando se toman medidas “al voleo”, estas terminan beneficiando bastante a unos pocos y perjudicando mucho a la mayoría. Esto es lo que hay que saber y entender para evitarlo.

A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...