No hay peor ciego que el que no quiere ver…

En realidad el problema no es de ahora, sino “desde siempre”. Una cosa es el “mensaje” o “discurso” para la tribuna y otra muy diferente la realidad de lo que practicamos.

La cuestión viene al caso por la situación del sindicalista argentino detenido en Playa Verde, Uruguay.
Sucede que según nos señalan, escuchar un discurso de Marcelo Balcedo al frente del sindicato que lideraba en Argentina, era escuchar una verdadera apología de la equidad, de la justicia social, de la distribución de la riqueza y demás.
Sin embargo el dirigente sindical vivía a cuerpo de rey, es decir todo lo contrario a lo que predicaba. En el “Gran Chaparral”, donde tenía su residencia, de más de 100 hectáreas, tenía poderosas armas de fuego, diversos sistemas de seguridad, incluidos guardaespaldas, cercos y demás.
Al detenérsele en esta residencia se le incautaron 500 mil dólares en efectivo y se sostiene que se hallaron las llaves de siete cofres fort, con el detalle del contenido de cada uno de ellos que totalizaría unos siete millones de dólares más.
Ahora bien, el Uruguay tiene leyes claras que prohíben la tenencia de armas de fuego sin permiso y según se señala existen muchas dudas que las armas incautadas tuvieran esta documentación.
Existen otras interrogantes. El Uruguay impide el ingreso de dinero en efectivo y además todo aquel que va a ingresar al país y trae más de 10 mil dólares debe hacer una minuciosa declaración sobre la procedencia del dinero para poder ingresarlo al país.
El ingreso de mercadería extranjera está sujeto a reglas “estrictas”, que supuestamente deberían impedir traer determinada mercadería y sobre todo en grandes volúmenes.
Significa que las reglas y disposiciones existen, pero no se ponen en práctica. En algún punto fallan los controles, al punto que todos sabemos que existen verdaderas tiendas dedicadas a la venta de mercadería extranjera. Más de un extranjero ingresa al país pasando libremente por los puntos de Aduana sin que nadie le pregunte qué trae y sobre todo “cuánto”.
Cuando alguien sostiene que Uruguay es una república bananera, nos enojamos mucho, nos sentimos ofendidos pero ¿significa que tenemos razón?
Si no se hubiera recibido un pedido de captura internacional de la persona mencionada ¿alguien se hubiera interesado en investigar su forma de vida?
Es evidente entonces que algo no anda bien y esto lo sabemos todo, aunque quienes tienen el deber de controlar prefieran mirar para otro lado, vaya uno a saber por qué, pero nos trae a la memoria aquel viejo adagio que expresa que “no hay peor ciego que el que no quiere ver…”.

A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

junio 2018
L M X J V S D
« may    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

  • Otras Noticias...