No más “casualidades”

Tal como nos temíamos ha pasado casi desapercibido a la opinión pública uno de los hechos delictivos más graves registrados en el país en los últimos años.
Nos referimos al atraco armado concretado casi frente al Parlamento uruguayo. Todo hace suponer que sus autores integran un grupo comando, dotado de poderosas armas de fuego y con una logística propia de estos tenebrosos grupos.
El hecho fue eclipsado apenas horas después por dos acciones delictivas, también muy graves, como ha sido el contrabando de 60 fusiles miras telescópicas y otros elementos que convertían en millonario a dicho contrabando. Aparentemente algunos de sus autores fueron apresados y están en la cárcel, pero lo más importante de esto, es que existe un mercado negro y sobre todo que nuestro país es usado por el mismo.
Esto sin dejar de observar la llamativa coincidencia de que dicho contrabando, del que alguien ya tenía información y la proporcionó a las autoridades, sirvió para eclipsar precisamente el hecho principal a que nos referíamos.
El tremendo asalto que dejó varios heridos, guardias de seguridad de la empresa rapiñada y algunos civiles que coincidieron con el lugar del asalto es hoy a la opinión pública no más que un recuerdo, del que ya nadie habla.
No se sabe exactamente cuanto se llevaron. Los autos usados por los delincuentes aparecieron incendiados y destruidos para borrar todo tipo de huellas.
Pero no ha sido el único hecho que se registró para sacar de la palestra pública aquel hecho, del que hoy ya nadie habla. Pocas horas antes en el puerto de Montevideo y a raíz de una información proveniente de la Argentina, se logró capturar uno de los más grandes contrabandos de cocaína de los que se tiene conocimiento.
También en este caso aparentemente algunas de las personas responsables del hecho fueron capturadas y enviadas a prisión, pero nadie ha aclarado como se logró desbaratar la maniobra.
En nuestro caso la experiencia indica que no existen casualidades, sino “causalidades” y por ello las “coincidencias” para nosotros no son tales hasta que al menos alguien nos demuestre que así ha sido.
Que en nuestro país hay acciones de grupos delictivos organizados y con alto poder tanto de fuego como de logística, no es nuevo. La cuestión es saber como dar con ellos y desbaratarlos. Mientras cada quién siga tratando de sacar rédito político de la situación, en lugar de tomar parte en la lucha contra el delito, seguramente las posibilidades de cambiar las cosas son casi nulas.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...