No, mientras miremos con un solo ojo

La seguridad o “inseguridad” como se le ha dado en llamar ahora, sigue siendo una de las grandes preocupaciones. El hecho no es nuevo aunque nadie puede negar que hoy se ha extendido y agravado.
Recordamos por ejemplo cuando el entonces Intendente de Salto, Germán Coutinho, junto al Jefe de Policía de entonces, (Ayuto), anunciaron una medida de la que esperaban muy buenos resultados, la colaboración de los funcionarios municipales con el tema, ya fuera para denunciar situaciones sospechosas o de alguna otra forma contribuir a la vigilancia nocturna en la ciudad.
No pasó absolutamente nada. Ni siquiera tenemos información de que se haya llevado a la práctica, por una razón muy sencilla, los funcionarios municipales no asumieron jamás este rol, sencillamente porque entendieron que no les correspondía. Es probable que ni siquiera se haya instrumentado.
Hoy cuando vemos los diferentes enfoques del tema, nos da idea de que no hemos aprendido nada. Seguimos jugando para la tribuna, hay discursos, ideas, proyectos, intenciones aparentemente muy buenas, pero en el fondo, es poco lo que se aporta.
El tema se ha politizado tanto que primero se mira quién propone un proyecto, o una medida y luego se asume posición, sin analizar, sin ver cuál es la realidad, cuáles pueden haber sido las variaciones que puede haber sufrido el tema.
Seguramente cada partido político se sentirá libre de culpa en este sentido y “verá” a los demás en la posición aquí descripta. Esto es precisamente gran parte del problema.
En esto no hay soluciones “mágicas”, hay aportes sin lugar a dudas, el endurecimiento de las penas, mayores atribuciones a la Policía (aunque controladas), mejores condiciones de vida para estos, la represión sin miramiento a acciones delictivas como el porte de armas, las amenazas, los “desalojos” forzados, o la expulsión de los dueños de sus viviendas y ni que hablar la acción de los sicarios, deben ser analizadas y reprimidas con toda dureza, pero sin desconocer la experiencia de otros lugares en la región y el mundo donde se han puesto en práctica.
Por último, vemos que aquí se sigue “en la chiquita”, tomando posición frente a tal o cual medida impulsada por otras tiendas.
La cuestión es entender que no se trata de saber por qué ni cómo hemos llegado a esto, tampoco interesa hoy determinar quiénes son los responsables de que hoy tengamos esta realidad, porque los hay.
Se trata de entender que si pretendemos recuperar al menos en parte la seguridad que nos ha caracterizado como país, es necesario unirnos por sobre las ideologías políticas (nunca sin desconocerlas), pero asumiendo que se trata de un tema de todos, que debemos enfrentarlo todos y con un proyecto que abarque todas las áreas, desde la educación, la prevención, la represión y además que no hay salidas inmediatas, porque solo a mediano y largo plazo podrán verse resultados y según lo que hagamos, estos serán buenos o malos según lo que hagamos hoy.
A.R.D. 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...