No nos gusta

La colocación de familiares, amigos o correligionarios en un puesto público cuando se asume un puesto político de relevancia o un cargo jerárquico es de por si contraproducente.

Pero es importante separar los casos, porque son muy diferentes. Sólo en el plano departamental debemos decir que esto siempre ha sido así y al menos desde que tenemos conocimiento de los mismos, ha habido amigos, hermanos, hijos, parejas, correligionarios y amigos ingresados a la Intendencia Departamental, “por la ventana”.
No es cuestión de dar nombres, porque cualquier salteño que haya pasado por estas etapas sabe a lo que nos referimos.
Hoy trascienden nombres y situaciones similares prácticamente en todos lados, en Intendencia y más allá, que trascienden todos los partidos que han tenido cargos de gobierno e incluso otros jerarcas que no están vinculados a ningún cargo dentro del gobierno, pero si del Estado, que mantienen también situaciones polémicas.
Pero como decíamos no todos los casos son lo mismo. Cuando alguien accede a un cargo de confianza, es obvio que el gobernante tiene la potestad de designar legalmente a quien entienda que es más capaz y de más confianza para el mismo.
Tampoco entendemos cuestionable cuando un cargo se cubre con una persona que por su capacidad o sus conocimientos es elegida, aún cuando se trate de un familiar, de un amigo o de un correligionario, pero en estos casos entendemos que quien lo designa tiene el compromiso de dar a conocer la situación, para que no sea secreta, para que no se haga a espaldas del pueblo y sea éste quien avale o no la designación.
No es esto lo que habitualmente sucede. Se prefiere hacerlo “de callado” y en estos casos por lo general se esconde la verdad de la cuestión, se está ante un caso de corrupción o de corruptela que bien se sabe el pueblo no habrá de compartir.
Que sepamos, nunca se dan a conocer estos ingresos y sería una sana costumbre, porque quien no tiene nada que esconder debe proceder en forma transparente.
En épocas pre electorales prácticamente todos los partidos se golpean el pecho y se declaran los más transparentes, pero no es así llegado el momento de poner en práctica lo que predican.
El mejor favor que se puede hacer a la democracia desde estas tiendas es obrar con la mayor transparencia, porque esta es la forma de prestigiar y engrandecer la democracia.
A.R.D.

Se dijo lo contrario a lo que se pensó

Por eso, por el bien de la democracia y por América Latina toda, esperamos que se expongan fehacientemente las pruebas de tan trascendente determinación y que éstas sean contundentes, y en caso contrario que se tomen medidas arbitrarias.
Por el bien de la democracia.
Por el bien de América Latina esperamos que así sea.
A.R.D.

Esto fue lo que salió publicado en el editorial del pasado sábado. Corresponde asumir el error cometido porque faltó el NO lo que debió publicarse fue “que NO se tomen medidas arbitrarias”
Vale la aclaración, con las disculpas del caso.

Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

octubre 2018
L M X J V S D
« sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

  • Otras Noticias...