No perdamos de vista el valor esencial

Por estos días el gremio de profesores de Educación Secundaria de Montevideo (ADES) ha anunciado que aprobó la realización de un paro de 24 horas para el día 11 de marzo próximo. Es decir, el día siguiente al inicio de clases, si para entonces el CODICEN no dio marcha atrás con la decisión de continuar la aplicación del programa de Tránsito Educativo que continuaría en cuatro liceos de la capital.
El programa mencionado, es una iniciativa que tiene por objetivo apoyar a los alumnos de sexto año que tienen dificultades para continuar sus estudios, al pasar a Secundaria. ANEP ha señalado que el 96 por ciento de los estudiantes que ha sido atendidos en el marco de este programa han logrado continuar sus estudios y en estos momentos están encarando ya el segundo año de liceo.
La oposición de los docentes, se basa en que consideran que el plan no atiende los problemas de fondo de la cuestión, que consideran que son los problemas de vulnerabilidad social, pobreza, vivienda, salud, vestimenta y alimentación de  estos estudiantes, sino que se limita a un acompañamiento para que no dejen de estudiar.
Hay que entender que estos estudiantes no solo tienen problemas de aprendizaje, sino que los mayores problemas son los demás y si no atacamos estos problemas, vamos a seguir teniendo muchas dificultades, señalan voceros de los docentes.
Tanto es así que el sindicalista Julio Moreira, vocero de ADES, manifestó que el programa “parece más un intento de mostrar que algo se está haciendo, que una acción de fondo”.
Lamentablemente la cuestión se vuelve precisamente contra lo más importante del tema que son los escolares y lo más probable es que esta diferencia de enfoque termine tal como empezó, es decir en una inanición que prefiere dejar las cosas como están, vale decir sin hacer nada.
Este es en realidad el punto. No dudamos que hay buena voluntad tanto de las autoridades  por hacer algo para afrontar el problema, como de los docentes para tratar de que los planes que se pongan en práctica sean realmente adecuados.
Lo malo es que generalmente la consecuencia de estas diferencias en el enfoque es un empantanamiento tal que no permite hacer absolutamente nada y por lo tanto el daño para los estudiantes sigue produciéndose.
Este es el punto, si realmente pretendemos caminar hacia cambios profundos en el tema educativo, debemos ceder las posiciones corporativas, buscar puntos comunes en la salida y tener presente inexorablemente que se trata de rescatar el mayor número posible de estudiantes para que continúen en el camino de su formación.
No perdamos de vista esto.

Por estos días el gremio de profesores de Educación Secundaria de Montevideo (ADES) ha anunciado que aprobó la realización de un paro de 24 horas para el día 11 de marzo próximo. Es decir, el día siguiente al inicio de clases, si para entonces el CODICEN no dio marcha atrás con la decisión de continuar la aplicación del programa de Tránsito Educativo que continuaría en cuatro liceos de la capital.

El programa mencionado, es una iniciativa que tiene por objetivo apoyar a los alumnos de sexto año que tienen dificultades para continuar sus estudios, al pasar a Secundaria. ANEP ha señalado que el 96 por ciento de los estudiantes que ha sido atendidos en el marco de este programa han logrado continuar sus estudios y en estos momentos están encarando ya el segundo año de liceo.

La oposición de los docentes, se basa en que consideran que el plan no atiende los problemas de fondo de la cuestión, que consideran que son los problemas de vulnerabilidad social, pobreza, vivienda, salud, vestimenta y alimentación de  estos estudiantes, sino que se limita a un acompañamiento para que no dejen de estudiar.

Hay que entender que estos estudiantes no solo tienen problemas de aprendizaje, sino que los mayores problemas son los demás y si no atacamos estos problemas, vamos a seguir teniendo muchas dificultades, señalan voceros de los docentes.

Tanto es así que el sindicalista Julio Moreira, vocero de ADES, manifestó que el programa “parece más un intento de mostrar que algo se está haciendo, que una acción de fondo”.

Lamentablemente la cuestión se vuelve precisamente contra lo más importante del tema que son los escolares y lo más probable es que esta diferencia de enfoque termine tal como empezó, es decir en una inanición que prefiere dejar las cosas como están, vale decir sin hacer nada.

Este es en realidad el punto. No dudamos que hay buena voluntad tanto de las autoridades  por hacer algo para afrontar el problema, como de los docentes para tratar de que los planes que se pongan en práctica sean realmente adecuados.

Lo malo es que generalmente la consecuencia de estas diferencias en el enfoque es un empantanamiento tal que no permite hacer absolutamente nada y por lo tanto el daño para los estudiantes sigue produciéndose.

Este es el punto, si realmente pretendemos caminar hacia cambios profundos en el tema educativo, debemos ceder las posiciones corporativas, buscar puntos comunes en la salida y tener presente inexorablemente que se trata de rescatar el mayor número posible de estudiantes para que continúen en el camino de su formación.

No perdamos de vista esto.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...