- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

No todo es negativo

En un país donde es fácil caer en el cuestionamiento y criticar todo lo que se hace, bien o mal, cosa que no nos interesa entrar a analizar en esta ocasión, resulta interesante rescatar algo de lo que no se habla y sencillamente es motivo de orgullo para todos los uruguayos.
Se trata del sistema de educación. No hablamos de calidad de los contenidos, sino de las posibilidades de acceso a la misma, las que fueron establecidas incluso por el ideario artiguista mismo al dejar establecido “sean los orientales tan ilustrados como valientes…”.
Hoy los estudios que se conocen dan cuenta que ha habido un notorio avance de los porcentuales de obreros y trabajadores de clase media que si bien ellos (los padres) no lograron terminar sus estudios secundarios, es decir pre universitarios, si lo hacen sus hijos en un alto porcentaje.
Más allá de los efectos de una globalidad que está empujando notoriamente a los jóvenes y adolescentes a prepararse rápidamente para trabajar, en lugar de invertir tiempo y sacrificio en carreras más largas, existe aún un buen porcentaje de jóvenes que prefieren dedicar tiempo a formarse y prepararse para el resto de la vida.
Esto es lo rescatable, que todo aquel joven que aspira a formarse y a capacitarse, tiene posibilidades de hacerlo, el Estado – que es decir todos los uruguayos – le ayudan para que pueda lograr su meta.
Hoy el porcentaje de hijos de obreros que accede a un título universitario es uno de los más altos de la región y ni que hablar de la historia del país.
No es poca cosa.
No ignoramos que muchas veces está en juego la calidad del conocimiento y el nivel que muestran las universidades en el plano internacional, el que tiene mucho campo para mejorar, pero tampoco es cuestión de despreciar el nivel de formación universitaria porque a la prueba está que hay muchos profesionales uruguayos, que prosiguen capacitándose en el extranjero y acceden a mayores conocimientos, al disponer de más y mejor tecnología y de otros recursos.
Vale decir que a lo sumo deben pasar por otras instancias para acceder al perfeccionamiento que les dará más y mejores posibilidades para desempeñarse en su profesión, pero la Universidad y la educación terciaria en general le dan una buena base a todos los que quieren prepararse para la vida y esto es algo que Uruguay debe cuidar y defender, porque sólo la democracia bien entendida es capaz de ofrecer estas posibilidades a todos.