Nuestro compromiso con el futuro sin olvidar el pasado

Conmemorar el Día del Patrimonio conjuntamente con la música, una actividad cultural capaz de fortalecer y enriquecer el espíritu de las personas, nos parece un acierto destacado.
Lejos ha quedado el concepto que teníamos del patrimonio nacional como un monumento al pasado, que tenía el valioso rol de recordarnos de donde venimos y lo que han logrado con mucho esfuerzo por supuesto.
Por otra parte la música siempre ha estado vinculada al patrimonio, tanto es así que dentro del patrimonio intangible de los uruguayos no se puede ignorar que la música ocupa un rol preponderante, porque no creemos que haya un solo adulto mayor que no recuerde una música, una letra o un ritmo de muchos años atrás.
Quienes peinamos canas recordamos los días en que el chamamé argentino era infaltable en los mediodías de los hogares sobre todo de clase media y baja, que contaban con una radio para escuchar a sus ídolos.
Poco tiempo después “llegó” Gardel para instalarse antes y después de su muerte en los hogares compatriotas junto a la movida tanguera que signaron aquellos años.
En otro orden y seguramente algo que resulta incomprensible para los jóvenes de nuestros días, lo fue el informativo de CW 31 Radio Salto.
No había mediodía en nuestra ciudad sino se escuchaba la marcha característica que marcaba el inicio del informativo.
En estas columnas hemos expresado nuestra opinión sobre los museos que como viejos arcones sólo sirven para guardar cosas viejas, a veces hasta discutibles en cuenta a la representatividad que invisten.
Somos partidarios de conservar aquellos elementos verdaderamente emblemáticos de tiempos anteriores, porque evidentemente representan épocas y nos recuerdan que muchos de los logros de que hoy disfrutamos fueron conseguidos con el esfuerzo y sacrificio de quienes nos precedieron estas tierras.
Seguramente que nuestra mayor responsabilidad es asegurar buenas condiciones para el futuro, porque es evidente e innegable que toda acción humana repercute sobre el planeta y no siempre obramos con la debida responsabilidad en este sentido.
El Día del Patrimonio que se habrá de conmemorar hoy mañana en nuestro país es una buena oportunidad, no sólo para recordar de donde venimos, sino esencialmente para ayudar a tomar conciencia de la responsabilidad que nos cabe para el futuro.Quedarse estancados en el pasado no es aconsejable, pero tampoco lo es obrar sin tener en cuenta de donde venimos, de lo que se ha hecho antes y de lo que constituye nuestras aspiraciones para las generaciones futuras.
A.R.D.