Otra de las consecuencias del “hacé la tuya”

La Justicia dictó la primera sentencia por los saqueos del año pasado en Concordia y condenó a Carolina Noemí Angulo y Arnaldo Damián Bella la pareja que trabajaba en un hotel de Concordia, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional. Además, deberán realizar 250 hs de trabajos comunitarios en Bomberos Voluntarios. Fueron acusados del delito de Robo Agravado.
Carolina Angulo y Arnaldo Damián Bella, fueron pillados sustrayendo una cocina y una soldadora, de Centro Eléctrico, por un cliente del hotel Plaza Centro, en Concordia (EE:RR., Argentina) donde la joven trabajaba hasta que el hombre la identificó en su lugar de trabajo y la acusó delante de sus compañeros y demás clientes. Su pareja ya había sido despedida tiempo atrás,
La fiscalía ordenó el decomiso de la camioneta Ford Eco Sport en la que llevaron las cosas robadas y los elementos recuperados. En este caso, hay muchos testigos que describen la escena en el hotel y las filmaciones del local comercial.
Ahora y luego de este juicio abreviado, la causa caratulada “Angulo, Carolina y Bella, Arnaldo Damián s/ robo agravado” se resolvió declarlos autores materiales y penalmente responsables del delito de robo agravado en grado de coautores y en consecuencia se los condenó a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional.
Lo sucedido en la vecina ciudad entrerriana debe movernos a reflexión, porque no es demasiado diferente a lo que suguramente puede registrarse en nuestro país en situaciones similares.
Es una de las consecuencias de la política del “hacé la tuya”, no importa a costillas de quien. Cuando se dan condiciones -en Concordia fue un levantamiento policial que dejó sin vigilancia a la ciudad –, pero puede ser una tormenta, un apagón, un accidente de tránsito, en que las personas llevadas por esta convicción, creen llegada la ocasión para quedarse con lo que no les pertenece, lo hacen sin pensar mucho.
Seguramente estas personas, que a juzgar por el costoso vehículo utilizado tenían un buen pasar, sencillamente consideraron que la ocasión era propicia para el saqueo. No pensaron que lo que hacían era un robo, no pensaron que estaban cometiendo un delito y hasta es posible que entendieran que si no lo hacían eran ingenuos.Pensar antes de actuar y sobre todo pensar si es justo y honesto lo que hacemos, para gran parte de la juventud es de tontos.
Hoy la Justicia ha condenado a esta pareja nada menos que a tres años de prisión en suspenso, por tratarse de gente que seguramente no presenta lo que la sociedad denomina “un perfil delictivo”, pero es capaz de cometer un delito.
Así estamos. A esto hemos llegado. La pérdida total de valores y en esto la sociedad toda y especialmente quienes obran en forma permisiva con ciertas premisas o pseudofilosofías, seguramente por determinados intereses o conveniencia, personales o grupales, tienen la mayor culpa.

La Justicia dictó la primera sentencia por los saqueos del año pasado en Concordia y condenó a Carolina Noemí Angulo y Arnaldo Damián Bella la pareja que trabajaba en un hotel de Concordia, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional. Además, deberán realizar 250 hs de trabajos comunitarios en Bomberos Voluntarios. Fueron acusados del delito de Robo Agravado.

Carolina Angulo y Arnaldo Damián Bella, fueron pillados sustrayendo una cocina y una soldadora, de Centro Eléctrico, por un cliente del hotel Plaza Centro, en Concordia (EE:RR., Argentina) donde la joven trabajaba hasta que el hombre la identificó en su lugar de trabajo y la acusó delante de sus compañeros y demás clientes. Su pareja ya había sido despedida tiempo atrás,

La fiscalía ordenó el decomiso de la camioneta Ford Eco Sport en la que llevaron las cosas robadas y los elementos recuperados. En este caso, hay muchos testigos que describen la escena en el hotel y las filmaciones del local comercial.

Ahora y luego de este juicio abreviado, la causa caratulada “Angulo, Carolina y Bella, Arnaldo Damián s/ robo agravado” se resolvió declarlos autores materiales y penalmente responsables del delito de robo agravado en grado de coautores y en consecuencia se los condenó a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional.

Lo sucedido en la vecina ciudad entrerriana debe movernos a reflexión, porque no es demasiado diferente a lo que suguramente puede registrarse en nuestro país en situaciones similares.

Es una de las consecuencias de la política del “hacé la tuya”, no importa a costillas de quien. Cuando se dan condiciones -en Concordia fue un levantamiento policial que dejó sin vigilancia a la ciudad –, pero puede ser una tormenta, un apagón, un accidente de tránsito, en que las personas llevadas por esta convicción, creen llegada la ocasión para quedarse con lo que no les pertenece, lo hacen sin pensar mucho.

Seguramente estas personas, que a juzgar por el costoso vehículo utilizado tenían un buen pasar, sencillamente consideraron que la ocasión era propicia para el saqueo. No pensaron que lo que hacían era un robo, no pensaron que estaban cometiendo un delito y hasta es posible que entendieran que si no lo hacían eran ingenuos.Pensar antes de actuar y sobre todo pensar si es justo y honesto lo que hacemos, para gran parte de la juventud es de tontos.

Hoy la Justicia ha condenado a esta pareja nada menos que a tres años de prisión en suspenso, por tratarse de gente que seguramente no presenta lo que la sociedad denomina “un perfil delictivo”, pero es capaz de cometer un delito.

Así estamos. A esto hemos llegado. La pérdida total de valores y en esto la sociedad toda y especialmente quienes obran en forma permisiva con ciertas premisas o pseudofilosofías, seguramente por determinados intereses o conveniencia, personales o grupales, tienen la mayor culpa.







El tiempo


  • Otras Noticias...