Para que las posibilidades sean iguales para todos

En el Día del Funcionario de la UTU es bueno recordar que la educación técnico profesional está llamada a tener una gran trascendencia en el país.
En especial la educación terciaria, ha sido una de las que más ha captado el interés juvenil fuera de las aulas universitarias.
Las nuevas tecnologías han derivado en carreras muy interesantes, cortas y de amplias posibilidades de inserción laboral.
Precisamente unos de los aspectos esenciales que buscan los jóvenes educandos hoy es la vía de las carreras más cortas. Más allá del “estatus” que da una carrera profesional universitaria, estas carreras que en promedio no duran menos de cinco año, son poco “apetecibles” hoy por parte de los muchachos que tienen por objetivo acceder rápidamente y en forma temprana al mercado laboral.
Carreras como informática, comunicación mismo y muchas otras que han surgido paralelamente a la aparición de nuevas tecnologías, resultan más atractivas para los jóvenes.
Esto ha obligado a la Universidad del trabajo a reprogramarse, reformular algunas carreras y organizar nuevas opciones, con docentes capacitados y preparados para orientarlas a efectos de responder a las nuevas exigencias estudiantiles.
La UTU en buena medida tiene muy claro este desafío y se ha preparado para responder debidamente. Hoy existen nuevas opciones, nuevas posibilidades para los jóvenes y no sólo laborales, sino que también han sido programadas para que sirvan de escalón hacia el ingreso a la Universidad. Vale decir que se está trabajando con un adecuado sentido de la orientación.
Seguramente que resta trabajar en muchos aspectos que tienen que ver con lo social,con las posibilidades que tiene que tener cada joven de acceder a este nivel educativo y esto no pasa sólo por abrirle las puertas a la enseñanza, sino también por asegurarle condiciones sociales adecuadas.
Pasa porque ese joven no tenga que pensar en cómo estará su familia, si tiene alimentos, si tiene techo, si tiene posibilidades de prescindir de su contribución para que este se dedique al estudio.
Son temas que parecen banales, sin embargo si auscultáramos a fondo la cuestión, seguramente que nos encontraremos con más de un caso en que los jóvenes sostienen y con razón “no pude estudiar porque tenía que salir a trabajar…”.
Esto es sin lugar a dudas lo que hay que evitar, para que realmente se haga realidad la premisa de que todos tenemos las mismas opciones.