Para sentir orgullo de los compatriotas

De acuerdo a una encuesta difundida por Cifra, el pasado jueves una clara mayoría de compatriotas aprueba la decisión de traer niños sirios, algunos familiares, víctimas de la guerra para incorporarlos a nuestro país.
Honestamente nos hace sentir legítimo orgullo de que esta sea la opinión mayoritaria, porque los uruguayos somos hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes. Salvo un ínfimo porcentaje de descendientes de autóctonos, todos los demás tenemos origen en los inmigrantes que una vez llegaron a este pequeño país perseguidos o corridos por las penurias en sus lugares de origen.
Tenemos por lo tanto con todas las personas que están perseguidas o sufriendo guerras, casi que una deuda moral para que se les dé la misma oportunidad que tuvieron nuestros antepasados, especialmente cuando se trata de niños víctimas de estas acciones demenciales de sus mayores.
Al 66% de los encuestados le parece bien. Un 11% se declaró indeciso, al tiempo que un 23% está en contra o «le parece mal», según la mencionada encuestadora.
Sin embargo, su director,  dijo que algunas iniciativas en política internacional «son para bien y otras para mal». El politólogo dijo que en el caso de los niños sirios hay apoyo por el hecho de ser niños, lo que por nuestra parte entendemos que es un dato relevante, ya que la sensibilidad en estos casos es mayor y se explica que así sea.
En cambio sobre el arribo de presos de Guantánamo, un 30% se mostró a favor, un 20% de los encuestados está indeciso y un 50% está en contra. Es que en este caso existen mayores resquemores y  por lo tanto también más reticencia en la aceptación.
El experto dijo que los uruguayos perciben «el riesgo potencial» de traer presos de Guantánamo, por lo que son «muy cautelosos» al respecto.
Los refugiados llegarán en dos contingentes. El primero arribará en setiembre de este año, con 40 personas; el segundo en febrero del año próximo con 80 personas. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) apoyará a la Dirección de Derechos Humanos en el traslado de los refugiados hasta territorio uruguayo.
Miranda anunció además que hay ofrecimientos de colegios privados para otorgarles beca a los niños y de la comunidad árabe en Uruguay para proponer una salida laboral.
La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se encargará de realizar la preselección de los refugiados. Luego, una delegación de Uruguay seleccionará, en conjunto con ACNUR, a los beneficiarios.

De acuerdo a una encuesta difundida por Cifra, el pasado jueves una clara mayoría de compatriotas aprueba la decisión de traer niños sirios, algunos familiares, víctimas de la guerra para incorporarlos a nuestro país.

Honestamente nos hace sentir legítimo orgullo de que esta sea la opinión mayoritaria, porque los uruguayos somos hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes. Salvo un ínfimo porcentaje de descendientes de autóctonos, todos los demás tenemos origen en los inmigrantes que una vez llegaron a este pequeño país perseguidos o corridos por las penurias en sus lugares de origen.

Tenemos por lo tanto con todas las personas que están perseguidas o sufriendo guerras, casi que una deuda moral para que se les dé la misma oportunidad que tuvieron nuestros antepasados, especialmente cuando se trata de niños víctimas de estas acciones demenciales de sus mayores.

Al 66% de los encuestados le parece bien. Un 11% se declaró indeciso, al tiempo que un 23% está en contra o «le parece mal», según la mencionada encuestadora.

Sin embargo, su director,  dijo que algunas iniciativas en política internacional «son para bien y otras para mal». El politólogo dijo que en el caso de los niños sirios hay apoyo por el hecho de ser niños, lo que por nuestra parte entendemos que es un dato relevante, ya que la sensibilidad en estos casos es mayor y se explica que así sea.

En cambio sobre el arribo de presos de Guantánamo, un 30% se mostró a favor, un 20% de los encuestados está indeciso y un 50% está en contra. Es que en este caso existen mayores resquemores y  por lo tanto también más reticencia en la aceptación.

El experto dijo que los uruguayos perciben «el riesgo potencial» de traer presos de Guantánamo, por lo que son «muy cautelosos» al respecto.

Los refugiados llegarán en dos contingentes. El primero arribará en setiembre de este año, con 40 personas; el segundo en febrero del año próximo con 80 personas. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) apoyará a la Dirección de Derechos Humanos en el traslado de los refugiados hasta territorio uruguayo.

Miranda anunció además que hay ofrecimientos de colegios privados para otorgarles beca a los niños y de la comunidad árabe en Uruguay para proponer una salida laboral.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se encargará de realizar la preselección de los refugiados. Luego, una delegación de Uruguay seleccionará, en conjunto con ACNUR, a los beneficiarios.