Paraguay: ¿se conocerá la verdadera historia?

La matanza ocurrida en Paraguay ha causado conmoción en América. No es un hecho frecuente en nuestros días un enfrentamiento tan sangriento que deja cerca de veinte muertos, cinco de ellos policías.
Las primeras informaciones son contradictorias al momento de referirse a las circunstancias en que se originó el hecho.
Fuentes relacionadas al movimiento campesino culpan a la policía de haber tenido una actitud provocativa que según señalan habría sido el desencadenante de la masacre.
En tanto los medios de comunicación más poderosos no dudan en atribuir a los campesinos ocupantes del predio donde tuvo lugar el hecho, toda la responsabilidad y la culpa del trágico hecho.
Seguramente con el pasaje de los días se podrán conocer detalles y tener un mayor acercamiento a la verdadera situación que dio lugar a un hecho tan lamentable.
Las ocupaciones de predios productivos son hechos realmente preocupantes. Sin bien apuntan a tomar y poner en producción tierras fiscales o semi abandonadas por sus propietarios, generalmente extranjeros, en algunos casos se transforman en flagrantes ocupaciones armadas de estos predios y sus ocupantes se resisten de cualquier forma.
Todos sabemos que cuando se deja de lado la ley y se trata de imponer nuestros intereses por la fuerza, caminamos al borde del abismo que significan estos hechos.
Es por eso que cuando suceden estas acciones, es necesario rascar hasta el hueso para tratar de llegar a la verdad de los hechos.
No se trata de justificar un accionar violento, sea de quien sea, pero sí de saber cuál o cuáles fueron los errores cometidos para llegar a esta situación.
Tan condenable como estas ocupaciones es la prepotencia que se ha llevado a la práctica, al menos años atrás, que dio origen a los temibles escuadrones de la muerte.
Tratar de imponer así sea la  ley, mediante la violencia extrema lleva a estos hechos.
La única salida en estas situaciones de conflicto es mediante la Justicia, impuesta por leyes justas.
Ojalá podamos entenderlo algún día.
g

La matanza ocurrida en Paraguay ha causado conmoción en América. No es un hecho frecuente en nuestros días un enfrentamiento tan sangriento que deja cerca de veinte muertos, cinco de ellos policías.

Las primeras informaciones son contradictorias al momento de referirse a las circunstancias en que se originó el hecho.

Fuentes relacionadas al movimiento campesino culpan a la policía de haber tenido una actitud provocativa que según señalan habría sido el desencadenante de la masacre.

En tanto los medios de comunicación más poderosos no dudan en atribuir a los campesinos ocupantes del predio donde tuvo lugar el hecho, toda la responsabilidad y la culpa del trágico hecho.

Seguramente con el pasaje de los días se podrán conocer detalles y tener un mayor acercamiento a la verdadera situación que dio lugar a un hecho tan lamentable.

Las ocupaciones de predios productivos son hechos realmente preocupantes. Sin bien apuntan a tomar y poner en producción tierras fiscales o semi abandonadas por sus propietarios, generalmente extranjeros, en algunos casos se transforman en flagrantes ocupaciones armadas de estos predios y sus ocupantes se resisten de cualquier forma.

Todos sabemos que cuando se deja de lado la ley y se trata de imponer nuestros intereses por la fuerza, caminamos al borde del abismo que significan estos hechos.

Es por eso que cuando suceden estas acciones, es necesario rascar hasta el hueso para tratar de llegar a la verdad de los hechos.

No se trata de justificar un accionar violento, sea de quien sea, pero sí de saber cuál o cuáles fueron los errores cometidos para llegar a esta situación.

Tan condenable como estas ocupaciones es la prepotencia que se ha llevado a la práctica, al menos años atrás, que dio origen a los temibles escuadrones de la muerte.

Tratar de imponer así sea la  ley, mediante la violencia extrema lleva a estos hechos.

La única salida en estas situaciones de conflicto es mediante la Justicia, impuesta por leyes justas.

Ojalá podamos entenderlo algún día.







El tiempo


  • Otras Noticias...