- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Pegar primero no siempre es aconsejable

Años atrás los diarios y revistas gustaban en establecer: “exclusivo”, “único medio presente”, “primeros en informar” etc. etc. en lo que publicaban.
Siempre cuestionamos este aspecto, porque llegar primero o ser los únicos presentes en determinado momento o en determinada situación, puede ser algo casual y sin otro mérito, no significa que luego se trate un tema con profesionalismo, con la debida seriedad y responsabilidad que corresponde en esta materia.
En estos tiempos en que la inmediatez es uno de los elementos que han “descubierto” quienes pretenden informar, y las redes sociales constituyen una herramienta formidable para ello, existe siempre el riesgo del apresuramiento, de la falta de profesionalidad y de conocimiento de los aspectos esenciales de la comunicación social.
Es así que quienes suelen manejarse en las redes habrán visto que se publicó hasta la muerte de Maradona, siempre bajo un halo misterioso de que “todavía no lo quieren decir, o lo están manejando…”. En materia informativa nada más importante que la comprobación de lo que se escribe.
Mucho más allá de darlo a conocer primero, a veces basta un solo aspecto equivocado es suficiente para echar abajo todos los demás aspectos que entendemos de destacar en una información. Saber distinguir entre una información y un rumor es vital.
Para explicarnos mejor. En nuestro país circuló una versión por los medios digitales que “informaba” del fallecimiento de la joven Alejandra Forlán, hermana del futbolista Diego e hija de otro destacado jugador de fútbol en su época como Pablo Forlán.
Sucede que la joven, conocida en todo el país por su trabajo social que apunta a combatir los siniestros de tránsito, siendo ella misma víctima de uno que la mantiene postrada. Felizmente para ella y para todos, la “noticia” no era cierta. Alejandra estaba internada con un problema respiratorio, pero lejos estaba de tener su vida en riesgo.
El hecho nos ilustra una situación de apresuramiento, donde se privilegió la inmediatez de la noticia sin confirmarla. Ni siquiera como broma es admisible prestarse para este tipo de difusiones.
La comunicación social es hoy una ciencia y específicamente en cuanto a la información tiene sus propias reglas. La primera de ella es la confirmación, por lo menos por dos fuentes de una noticia, cuando no la tenemos de primera mano.
La identificación de las fuentes y el debido recaudo, es decir la grabación o documentación similar de la fuente, para que el lector sepa quien o quienes están sosteniendo lo que se publica es otra regla muy importante.
Por este camino se va probablemente más lento, pero mucho más seguro en la obtención de la credibilidad del público, el valor más preciado para cualquier medio de comunicación masiva.
A.R.D.