Periodismo: profesión de alto riesgo en México

Hasta el 19 de diciembre último, eran 12 los periodistas asesinados en México en 2017. Las agresiones contra la prensa no se detienen y la impunidad campea, sin que nadie asuma responsabilidades.
Es una lista que crece rápidamente y para nosotros resulta inexplicable que los mexicanos sigan restándole trascendencia a lo que está pasando con sus mejores hombres y mujeres que no dudan en arriesgar su vida para tratar de poner al descubierto las actividades de las mafias.
Hasta mediados de mayo de 2017 se habían asesinado 105 comunicadores desde el año 2000. Cuarenta y ocho de ellos durante el gobierno de Felipe Calderón y 32 en el actual mandato de Enrique Peña Nieto, sin embargo, casi el 20% de esos asesinatos sucedió en menos de seis meses.
El Comité de Protección a Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) señala que México es el país en donde más muertes a periodistas hay en el mundo, superando a naciones como Siria, Filipinas, Irak, Paquistán y Bangladesh.
Tras el asesinato de Javier Valdez, medios de comunicación mexicanos han alzado la voz contra la impunidad, contra la injusticia y contra la ola de violencia que no deja de crecer y aplastar a la libertad de prensa en este país.
Es realmente vergonzoso lo que sucede donde un manto de silencio apaña la impunidad que gozan los sicarios. Lo que sucede en México puede extenderse a otros países latinoamericanos, más alejados donde es cada vez más audaz y también más impune hechos a mano armada que hasta hace poco tiempo atrás eran impensables.
La droga trae dinero y este es capaz de comprar conciencias. En nuestros días la corrupción campea. Es difícil hallar personas probas, que realmente demuestren necesidad, porque no sólo se trata de un líder o de un gobernante, sino de todo su entorno.
Felizmente estamos aún bastante lejos de estas situaciones, aunque en buena medida se debe también a que aquí los malvivientes van ganando espacio, ganan áreas para sus fechorías y en nuestros días las personas asesinadas y las “desaparecidas” son cada vez más numerosas.
No es entonces cuestión de bajar los brazos. De esto salimos todos, con policías, sanos, honestos y valientes, pero también con vecinos y periodistas claramente opuestos a estos malvivientes y dispuestos a demostrarle que sus andanzas no son bienvenidas entre nosotros.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...