Perros sueltos

El decreto 60/77 de la Junta Departamental, de fecha 8 de Agosto de 2003, estableció todos los aspectos referentes a la Declaración Jurada de perro, la Tenencia de Perros, el Contralor Sanitario y la Patente de Perro y obviamente las sanciones a las infracciones a esta normativa.
Dicho decreto entró en vigencia  o debió hacerlo al menos un año después, el 8 de Agosto de 2004 (Intendencia de Malaquina aún), dado que el gobierno departamental dispuso de un año de tiempo para instrumentar la correspondiente campaña de divulgación y demás.
Los datos de dicho decreto nos fueron proporcionados recientemente por un ex edil de la Junta Departamental, Jorge Ugartemendía, quien lo recordó porque precisamente ha sido mordido por el can de un vecino, pero su enojo obviamente que no es contra el animal canino, sino con quienes deberían de poner en práctica todas las disposiciones que fueron aprobadas en su momento y hasta el día de hoy no se cumplen.
Razón no le falta a este lector, desde el momento que basta circular de noche por las calles céntricas de la ciudad para comprobar que no sólo no hemos avanzado nada en este tema, sino que nos atreveríamos a sostener que a pesar del esfuerzo de la gente de “Zoonosis”, con la castración de animales, los resultados en esta zona al menos son prácticamente nulos.
Es más, ni siquiera las normas mínimas, como la obligación de colocar bozal a los animales cuando se los saca a la vía pública, o de recoger sus excrementos se cumple.
El cuidado responsable de los animales dista mucho de ser una realidad.
No ignoramos que cualquier medida que intente “sacar de circulación a los animales “sin dueños”, cae antipática, es generalmente resistida por una parte de la población que sigue sin entender la cuestión.
En más de una ocasión, al registrarse accidentes con graves consecuencias para ciclistas o motonetistas, se nos ha dicho “el perro no tiene la culpa”. Es verdad, pero el tema es que en estos casos el dueño no aparece y nadie quiere acusarlo tampoco.
En definitiva, se vuelve generalmente una injusticia para quien lleva la peor parte.
Cuando esta conducta se vuelve habitual es absolutamente inadmisible. Hay gente que cría los perros y luego se despreocupa de los animales.
No sólo que no se los cuida y alimenta como debe ser, sino que los largan a la calle, sin tener en cuenta el daño que pueden causar.
Mal que nos pese a quienes amamos a los animales, quien no demuestre responsabilidad en su cuidado, lisa y llanamente no debe ser autorizado a tenerlo.
Es imprescindible entenderlo de una buena vez.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...