Plan Caif, orgullo nacional

Hace algunos días, Salto celebró los 25 años del CAIF “Los Gallitos”. Dicha obra se encuentra entre una de las realizaciones más brillantes y visionarias que se hayan realizado desde el retorno a la democracia. Desde su creación en 1988 -durante el primer gobierno del Dr. Julio María Sanguinetti-, los CAIF se han transformado en una política social de altísimo nivel, cuyos resultados pueden apreciarse a simple vista.
Poco a poco fue instalándose fuertemente en el conglomerado ciudadano, siendo catalogada su actividad como un baluarte esencial y en muchos casos imprescindible para el desarrollo humano de generaciones de pequeños que, de antemano, verían truncadas (en muchísimos casos), sus enseñanzas básicas y cuidados sustanciales, en los primeros años de vida.
Su atención está dirigida a miles de niños desde la concepción, hasta los 3 años de edad, los cuales provienen de familias de contexto socioeconómico vulnerable; así como también, a las madres que encuentran en el Centro un lugar de resguardo y eje para acompañar el camino de sus hijos.
En la actualidad – según lo que nos han informado, por medio de los dos programas que conforman la metodología de la institución: “Estimulación Oportuna”, para las edades de 0 a 2 años, de forma semanal, en la que se incluyen actividades familiares y “Educación Inicial”, dirigido a quienes tienen entre dos y tres años, con una carga horaria diaria de cuatro hasta ocho horas; aprenden a través de la confraternización con otros niños, siendo al mismo tiempo objeto de los cuidados y contención de las invalorables maestras y ayudantes, que efectivizan una labor fundamental para el óptimo desenvolvimiento y desarrollo de los pequeños; constituyéndose entonces, en guardián insoslayable de los derechos del niño.
Importa saber, también, que el funcionamiento de dicha obra consiste en el trabajo mancomunado entre el Estado y Organizaciones Civiles que bregan incansablemente por aportar soluciones a dilemas sociales de primerísima importancia, como lo es (no existiendo lugar a dudas), el rumbo de niños que padecen desde una temprana edad, necesidades esenciales.
Hemos tenido la oportunidad de ver de cerca el funcionamiento y el esfuerzo que conlleva el realizar la tarea; la dedicación; el involucramiento con cada niño, que apareja una situación específica con todo un historial a cuestas; la impotencia ante realidades disímiles, que hacen cuestionar muchas cosas; el anhelo de las madres, que desean profundamente otorgarles a sus vástagos una oportunidad, encontrando en ese sitio, el primer paso para ello; en fin…
Debemos de apreciar cada día las virtudes que políticas de este tipo generan; quedando demostrado que cuando pensamos racionalmente las mismas, sin pretender en su aplicación la dádiva interesada traducida en votos; las cosas marchan.
Nobleza obliga, reivindicar con algarabía la continuidad del Plan allende los gobiernos de turno; consideramos inteligente, apoyar y sustentar aquellas herramientas de progreso social que se hayan establecido en administraciones de ideologías distintas y que velan por la superación de la sociedad de manera coherente y no dicharachera, reconociendo los resultados benignos de estas, en provecho de todos. Sólo nos resta decir que estamos complacidos de un logro ejemplar; más aún cuando es producto del esfuerzo de varios actores sociales que lo han convertido en un verdadero orgullo nacional.
Dr. Adrián Báez







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...