Poco importa quien corte la cinta

Sería lamentable que la creación de la Universidad Tecnológica en el Interior  del país fracasara debido a la politización en que ha caído el tema.
Y no estamos censurando la posibilidad de discutir sobre los detalles y los pormenores que tendría finalmente la institución a crearse, sino señalando que sería imperdonable que llevado por intereses oportunistas, alguien pusiera trabas en el camino de creación de algo tan importante para el Interior.
Nos explicamos, el proyecto de crear la Universidad Tecnológica es una idea que manejan prácticamente todos los partidos políticos y todos tienen su proyecto con respecto al tema. Sin lugar a dudas que un centro universitario de estas características, que prioritariamente se dedicara a la formación de técnicos en diversas ramas, puede cumplir un papel muy trascendente para todo el país, pero en especial para el Interior.
Sin embargo la idea lleva ya bastante tiempo a estudio de las bancadas en el parlamento y recién en los últimos días, con los votos de la bancada oficialista y del Partido Nacional obtuvo luz verde para su creación en la Cámara Baja, accediendo al siguiente escalón que es la Cámara de Senadores.
No es cuestión de ingenuidad. Cualquier partido político sabe que lograr su creación en su período de gobierno es un importante logro que capitaliza su colectividad
Pero sería lamentable que se considerara más importante a quien corte la cinta inaugural que al proyecto mismo. Si los legisladores se despojaran por un momento de sus intereses partidarios, notarían que mucho más importante que esto, es trabajar y apoyar un proyecto de Universidad Tecnológica que brinde las mejores posibilidades de acceso al estudiante y que tenga el máximo nivel académico, para que de allí egresen técnicos con la preparación correspondiente para prestigiar a la propia Universidad y al país, además de obtener el grado de preparación personal que les permitirá acceder a calificadas opciones laborales.
En esta línea deben dirigirse todos los esfuerzos y no parece correcto que haya partidos que pongan la carreta delante de los bueyes, oponiéndose incluso a la creación de esta Universidad como sucedió al votarse recientemente en el parlamento.
Consideramos legítima la posibilidad de discutir y polemizar en cuanto a los detalles, a las características, a los pormenores del  proyecto, pero creemos que no es un buen arranque que haya votos que no acompañen el proyecto, porque nos da la impresión que se anteponen la discusión de los pormenores y se olvida de lo beneficioso que es el proyecto mismo.
Es una actitud por lo menos inoportuna.
Alberto Rodríguez Díaz.

Sería lamentable que la creación de la Universidad Tecnológica en el Interior  del país fracasara debido a la politización en que ha caído el tema.

Y no estamos censurando la posibilidad de discutir sobre los detalles y los pormenores que tendría finalmente la institución a crearse, sino señalando que sería imperdonable que llevado por intereses oportunistas, alguien pusiera trabas en el camino de creación de algo tan importante para el Interior.

Nos explicamos, el proyecto de crear la Universidad Tecnológica es una idea que manejan prácticamente todos los partidos políticos y todos tienen su proyecto con respecto al tema. Sin lugar a dudas que un centro universitario de estas características, que prioritariamente se dedicara a la formación de técnicos en diversas ramas, puede cumplir un papel muy trascendente para todo el país, pero en especial para el Interior.

Sin embargo la idea lleva ya bastante tiempo a estudio de las bancadas en el parlamento y recién en los últimos días, con los votos de la bancada oficialista y del Partido Nacional obtuvo luz verde para su creación en la Cámara Baja, accediendo al siguiente escalón que es la Cámara de Senadores.

No es cuestión de ingenuidad. Cualquier partido político sabe que lograr su creación en su período de gobierno es un importante logro que capitaliza su colectividad

Pero sería lamentable que se considerara más importante a quien corte la cinta inaugural que al proyecto mismo. Si los legisladores se despojaran por un momento de sus intereses partidarios, notarían que mucho más importante que esto, es trabajar y apoyar un proyecto de Universidad Tecnológica que brinde las mejores posibilidades de acceso al estudiante y que tenga el máximo nivel académico, para que de allí egresen técnicos con la preparación correspondiente para prestigiar a la propia Universidad y al país, además de obtener el grado de preparación personal que les permitirá acceder a calificadas opciones laborales.

En esta línea deben dirigirse todos los esfuerzos y no parece correcto que haya partidos que pongan la carreta delante de los bueyes, oponiéndose incluso a la creación de esta Universidad como sucedió al votarse recientemente en el parlamento.

Consideramos legítima la posibilidad de discutir y polemizar en cuanto a los detalles, a las características, a los pormenores del  proyecto, pero creemos que no es un buen arranque que haya votos que no acompañen el proyecto, porque nos da la impresión que se anteponen la discusión de los pormenores y se olvida de lo beneficioso que es el proyecto mismo.

Es una actitud por lo menos inoportuna.

Alberto Rodríguez Díaz.