Poco o nada se ha avanzado

La delincuencia organizada va ganando terrero en el país, al punto que hoy se están registrando hechos y acciones que los uruguayos no conocíamos y estábamos convencidos que estaban reservados para otros lugares donde el delito ha “copado” casi todo.
Nos referimos concretamente a las amenazas de muerte recibidas en los últimos días por dos fiscales y una juez. Estos hechos suceden a la amenaza efectuada con un revólver a un abogado capitalino, el que se había negado a defender a un “supuesto” delincuente preso en Rivera, estratagema utilizada por quien posteriormente le amenazaría de muerte. El individuo se presentó vestido de mujer en el estudio del profesional y según este gatilló el revólver y no salió el disparo. El delincuente, ahora procesado, quien admitió ser un sicario, dijo que había usado un revólver de juguete y confesó además haber sido contratado por 50 mil pesos para “dar una lección” al abogado.
Pero todas estas amenazas han partido de individuos con profusos antecedentes policiales y judiciales, integrantes de bandas organizadas tras el narcotráfico capitalino u otras actividades.
Lo peor que podemos hacer en estos casos es restar importancia a estos hechos, porque vaya si son graves. Hay que saber perfectamente que si las delincuencia logra acallar de alguna forma o torcer el accionar de la Justicia, luego no habrá forma alguna de ponerla en vereda.
Por eso entendemos que es ahora, cuando estos son los primeros casos que se conocen en el país, cuando hay que detener esta escalada que todo indica que llega desde el exterior, porque fue precisamente la Policía brasileña la que detuvo a quien había amenazado con una arma al abogado y también serían mafias extranjeras, cuya llegada al país, se alertó desde Brasil tiempo atrás.
Si no queremos ver a nuestro país transformado en un segundo México, o Honduras donde operan temibles bandas que usando todo tipo de presiones han logrado “copar” estos lugares y hacen y deshacen a su antojo, es hoy cuando debemos unirnos, ofrecerles una resistencia sólida, homogénea, sin fisuras y si hay traidores o gente que de alguna manera colabora con quienes intentan amedrentarnos, reciben su dinero sucio para ofrecerles algún tipo de colaboración, debemos detectarlos a tiempo. A los traidores el máximo rigor de la ley y a quienes están siendo amedrentados prestarles todo el apoyo necesario para ayudarlos a superar esos trances.
Por nuestras familias, por nosotros mismo y por nuestra patria, es importante que nos unamos y exijamos hoy que se tomen urgente las medidas que sean necesarias para que estos hechos no se diseminen.
Esta opinión fue publicada dos años atrás y lamentablemente debemos reconocer que poco o nada se ha logrado cambiar hasta el momento.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...