Politizar Sí, partidizar No

Muchas veces la manipulación de manifestaciones lleva a tergiversar o deformar de ex profeso las expresiones de alguien.
Sucede que si sacamos de contexto algunas expresiones muchas veces terminamos sosteniendo o diciendo cosas absolutamente antojadizas. Las interpretaciones erróneas,  llevan a desmentidos, aclaraciones y demás que no siempre aportan o aclaran las cuestiones de fondo.
Sacamos a relucir el tema teniendo en cuenta que las recientes manifestaciones de la senadora Lucía Topolansky, en referencia a “alinear” las fuerzas armadas al gobierno nacional han sido tomadas de diferente manera y no siempre precisamente con buenas intenciones.
Por nuestra parte, entendemos que las expresiones de la legisladora apuntan a lograr fuerzas armadas totalmente alineadas al sistema de gobierno democrático.
Nadie que se precie de ser un uruguayo consustanciado con los valores que dieron lugar a nuestra nación puede discrepar con esta posición.
Nadie puede ignorar tampoco que quedan resabios de la mentalidad que llevó a las fuerzas armadas, apenas unas cuatro décadas atrás, a usurpar el poder y en nombre de los “sagrados valores de la patria”, torturar, asesinar y encarcelar a quienes consideraban enemigos de la misma. Prueba de ello es que aún no se sabe el destino de los cuerpos de muchas de las personas asesinadas.
Teniendo en cuenta que a esto se refirió la senadora Topolansky, no tenemos empacho en  decir que compartimos plenamente su visión.
Otra cosa es el sesgo que se le quiere dar, sosteniendo que lo que ha hecho la senadora es una invocación a partidizar intentando alinear las fuerzas armadas a su partido político.
Si así fuera sería un error garrafal. No lo toleraríamos, ni a este ni a ningún otro partido político, porque sencillamente las fuerzas armadas no deben partidizar.
Aunque parezca obvio decirlo, es necesario repetir que su misión está debidamente establecida en la Constitución de la República y se refiere a velar por la defensa de los valores democráticos republicanos que han cimentado nuestra nación.
Mal estarían haciéndolo si  se alinearan a una ideología, a una corriente de pensamiento y en la defensa de este partido orientaran la misión de la FF.AA.
Que quede claro. Fuerzas Armadas democráticas, que sean capaces de defender debidamente los valores democráticos y a los ciudadanos, comenzando por los que menos tienen, es lo que pretendemos.
En suma, politizar SI, partidizar (entendiendo por esto armonizar con un partido) NO.

Muchas veces la manipulación de manifestaciones lleva a tergiversar o deformar de ex profeso las expresiones de alguien.

Sucede que si sacamos de contexto algunas expresiones muchas veces terminamos sosteniendo o diciendo cosas absolutamente antojadizas. Las interpretaciones erróneas,  llevan a desmentidos, aclaraciones y demás que no siempre aportan o aclaran las cuestiones de fondo.

Sacamos a relucir el tema teniendo en cuenta que las recientes manifestaciones de la senadora Lucía Topolansky, en referencia a “alinear” las fuerzas armadas al gobierno nacional han sido tomadas de diferente manera y no siempre precisamente con buenas intenciones.

Por nuestra parte, entendemos que las expresiones de la legisladora apuntan a lograr fuerzas armadas totalmente alineadas al sistema de gobierno democrático.

Nadie que se precie de ser un uruguayo consustanciado con los valores que dieron lugar a nuestra nación puede discrepar con esta posición.

Nadie puede ignorar tampoco que quedan resabios de la mentalidad que llevó a las fuerzas armadas, apenas unas cuatro décadas atrás, a usurpar el poder y en nombre de los “sagrados valores de la patria”, torturar, asesinar y encarcelar a quienes consideraban enemigos de la misma. Prueba de ello es que aún no se sabe el destino de los cuerpos de muchas de las personas asesinadas.

Teniendo en cuenta que a esto se refirió la senadora Topolansky, no tenemos empacho en  decir que compartimos plenamente su visión.

Otra cosa es el sesgo que se le quiere dar, sosteniendo que lo que ha hecho la senadora es una invocación a partidizar intentando alinear las fuerzas armadas a su partido político.

Si así fuera sería un error garrafal. No lo toleraríamos, ni a este ni a ningún otro partido político, porque sencillamente las fuerzas armadas no deben partidizar.

Aunque parezca obvio decirlo, es necesario repetir que su misión está debidamente establecida en la Constitución de la República y se refiere a velar por la defensa de los valores democráticos republicanos que han cimentado nuestra nación.

Mal estarían haciéndolo si  se alinearan a una ideología, a una corriente de pensamiento y en la defensa de este partido orientaran la misión de la FF.AA.

Que quede claro. Fuerzas Armadas democráticas, que sean capaces de defender debidamente los valores democráticos y a los ciudadanos, comenzando por los que menos tienen, es lo que pretendemos.

En suma, politizar SI, partidizar (entendiendo por esto armonizar con un partido) NO.