Problema de todos

Consultado días atrás el Intendente Departamental de Salto, sobre el tema del contrabando y el denominado “bagashopping”, manifestó que no es problema de la Intendencia…
Con todo respeto, discrepamos con la óptica del Intendente. Quizás la respuesta no fue lo suficientemente clara, porque esto no es un problema sólo de la Intendencia, sino también de Aduanas, del Banco de Previsión Social, de la Dirección General Impositiva, de las fuerzas públicas y de todos los uruguayos.
Es un tema al que debemos prestarle atención y encararlo de una vez por todas entre todos los organismos, instituciones y la ciudanía en general,  sin lavarnos las manos.
Por supuesto que es un tema complejo. Como complejo es también el tema de los asentamientos de la costa, en el que todos los organismos involucrados prefieren lavarse las manos. La Intendencia porque no es su jurisdicción, Prefectura porque no tiene entre sus funciones ocuparse de los desalojos, la Policía porque no tiene jurisdicción en la costa y mientras no haya una denuncia escrita, al menos eso hemos oído reiteradamente – no puede intervenir y así sucesivamente…
En realidad, este lavado de manos ha dejado el camino libre para que la delincuencia haya ocupado la costa, desde la desembocadura del Daymán, en Corralito hasta Salto Grande y los últimos acontecimientos demuestran que lo que hemos sostenido siempre es innegable.
La costa salteña ha sido privatizada. El otrora paseo de los pobladores de Salto a toda la costa hoy no es posible porque en muchos puntos la costa está alambrada y custodiada por perros que impiden el paso por el lugar.
Esta situación se presta precisamente para que nadie vea ni mucho menos controle las actividades que se cumplen en la zona “liberada”.
No hay que ser demasiado despiertos para saber que las grandes bolsas que pasan por el río llenas de prendas de vestir y otros elementos, que forman parte del contrabando “pesado”, están sacando provecho de esta situación.
Por lo tanto, no admitimos que una autoridad diga “no es mi problema”, porque en realidad es problema de todos y si un problema de la comunidad no es problema de quien ejerce el principal cargo de gobierno en el departamento, nos parece que algo no está funcionando como corresponde.
Este es un problema de todos los ciudadanos que creemos que las leyes son para hacerlas cumplir y la protección de los derechos de la población sobre los lugares públicos también, ¿verdad?
Alberto Rodríguez Díaz.

Consultado días atrás el Intendente Departamental de Salto, sobre el tema del contrabando y el denominado “bagashopping”, manifestó que no es problema de la Intendencia…

Con todo respeto, discrepamos con la óptica del Intendente. Quizás la respuesta no fue lo suficientemente clara, porque esto no es un problema sólo de la Intendencia, sino también de Aduanas, del Banco de Previsión Social, de la Dirección General Impositiva, de las fuerzas públicas y de todos los uruguayos.

Es un tema al que debemos prestarle atención y encararlo de una vez por todas entre todos los organismos, instituciones y la ciudanía en general,  sin lavarnos las manos.

Por supuesto que es un tema complejo. Como complejo es también el tema de los asentamientos de la costa, en el que todos los organismos involucrados prefieren lavarse las manos. La Intendencia porque no es su jurisdicción, Prefectura porque no tiene entre sus funciones ocuparse de los desalojos, la Policía porque no tiene jurisdicción en la costa y mientras no haya una denuncia escrita, al menos eso hemos oído reiteradamente – no puede intervenir y así sucesivamente…

En realidad, este lavado de manos ha dejado el camino libre para que la delincuencia haya ocupado la costa, desde la desembocadura del Daymán, en Corralito hasta Salto Grande y los últimos acontecimientos demuestran que lo que hemos sostenido siempre es innegable.

La costa salteña ha sido privatizada. El otrora paseo de los pobladores de Salto a toda la costa hoy no es posible porque en muchos puntos la costa está alambrada y custodiada por perros que impiden el paso por el lugar.

Esta situación se presta precisamente para que nadie vea ni mucho menos controle las actividades que se cumplen en la zona “liberada”.

No hay que ser demasiado despiertos para saber que las grandes bolsas que pasan por el río llenas de prendas de vestir y otros elementos, que forman parte del contrabando “pesado”, están sacando provecho de esta situación.

Por lo tanto, no admitimos que una autoridad diga “no es mi problema”, porque en realidad es problema de todos y si un problema de la comunidad no es problema de quien ejerce el principal cargo de gobierno en el departamento, nos parece que algo no está funcionando como corresponde.

Este es un problema de todos los ciudadanos que creemos que las leyes son para hacerlas cumplir y la protección de los derechos de la población sobre los lugares públicos también, ¿verdad?

Alberto Rodríguez Díaz.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...