Que no pase desapercibido

La juez penal Julia Staricco, dispuso la citación en calidad de indagados de una veintena de militares en actividad, médicos e incluso algunos particulares. Un hecho que no debería de pasar desapercibido.
En el año 2011 un grupo de 28 ex presas políticas presentó una denuncia penal por delitos sexuales y torturas cometidos en los centros de detención durante la dictadura militar.
La denuncia detallaba las prácticas de violencia sufridas por las mujeres detenidas, que incluían manoseos, desnudez, torturas y violaciones grupales.
Mediante distintas estratagemas legales, basadas en una afirmación de “inconstitucionalidad” los acusados han logrado hasta el momento “congelar” estas denuncias y algunas mujeres afirman incluso ver a sus torturadores paseando por la calle.
Es más, la convocatoria era para el pasado lunes y falló esta vez, por una excusa que nunca habíamos escuchado: la justicia no pudo ubicar a tres de los diez médicos que tenía que notificar (¿¿). Nadie ha explicado qué pasará en adelante y cuándo.
Hoy estos hechos vinculados a los delitos de lesa humanidad, que no prescriben vuelven a estar sobre el tapete y es importante que de una vez por todas se llegue hasta el fondo de la cuestión.
Es que nadie que haya participado o sabido incluso de estas violaciones de los derechos humanos puede quedar impune o callar sencillamente para proteger a alguien.
Nadie puede admitir estas prácticas, porque hoy cuando una sociedad sumamente violenta se organiza y denuncia los “femicidios”, no debiera dejar pasar aquellas denuncias, porque tanta violencia como la que hoy padecemos y nos aflige o más aún fue aquello, porque las víctimas ni siquiera pudieron contar con el apoyo y el respaldo de la sociedad, como en forma casi unánime tienen hoy.
Es que más allá de lo que se les acusaba, en muchos casos sin razón alguna, ninguna acusación justifica los amedrentamientos, las violaciones y vejaciones a que eran sometidas, según relatan, por quienes se habían apoderado del poder.
Es un hecho demasiado grave como para seguir ignorándolo, sobre todo porque cuando se reivindica con tanta fuerza los derechos de la mujer, debería de comenzarse por protegerla de las más grandes aberraciones, porque si en este país hubo abusos, vejaciones, violaciones contras las mujeres, es la mayor demostración de machismo y de sometimiento que pueda concebirse.
Si no queremos volver a tropezar con la misma piedra, deberíamos de prestarle la debida atención a este tema, al menos para que no pase desapercibido, porque hoy hay mucha gente interesada en olvidarlo…
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...