Que nunca muera la búsqueda de la verdad

Casi concomitantemente a nuestro 57 aniversario y no porque lo hayamos buscado, EL PUEBLO acaba de lograr una nueva distinción por un trabajo periodístico a nivel de todo el interior del país.

Y creemos que caben algunas precisiones con respecto a este trabajo presentado el domingo 28 de junio del 2015 y titulado “Donde Están? Los desaparecidos salteños.
Fue un trabajo dedicado a rememorar la situación que viven las familias de estos salteños, desaparecidos durante la vigencia del tenebroso “Plan Cóndor” que vivió latinoamérica.
Es un trabajo que no tiene otra motivación ideológica que la búsqueda de la verdad. Vale decir de reconocer el derecho de estas familias de saber que fue de sus familiares y donde están sus restos. A seguir buscándolos, porque sencillamente aquí hay asesinados y asesinos.
Estamos seguros que si a los jóvenes salteños se les pregunta quienes fueron: 1) Silvina Saldaña, 2) José Caitano, 3) Leonardo Gelpi Cáceres, 4) Enrique Lucas, 5) Yolanda Iris Casco Ghelpi 6) Eduardo Gallo y 7) Hugo Cacciavillani, la enorme mayoría se quedaría sin palabras, admitiendo que no lo saben.
Es que han pasado muchos años y sin embargo, estos salteños fueron apresados, probablemente torturados y muertos por sus ideas, que podemos no compartir, pero que se debían de haber respetado y si habían cometido algún delito ser juzgados como corresponde, por jueces probos e independientes y sancionados de acuerdo a lo que establecen las leyes.
Jamás aceptaremos otra cosa y nada fuera de la ley.
No podemos aceptar el amedrentamiento, menos aún la tortura.
Jamás podríamos aceptar la imposición, el avasallamiento. Compartimos plenamente aquello de que es preferible caer de pie antes que vivir de rodillas…
Los pueblos que olvidan su pasado, que desconocen los errores cometidos estan condenados a volver a repetirlos…
Esta es la cuestión y no queremos que estas atrocidades pasen nunca más en nuestro país .
Como recordamos plenamente el eslogan de EL PUEBLO, en su primera etapa, con un fuerte componente cristiano: La verdad en la caridad, es que entendemos que tenemos el deber de mantener viva esta llama.
En honor a todos aquellos hombres que cimentaron las bases de un periódico independiente, que siempre hizo esfuerzos por cumplir una tarea periodística alejada de todo poder, económico, político y demás, queremos gritar hoy fervientemente;
¡Que nunca muera la búsqueda de la verdad!

Alberto Rodríguez Díaz.