¡Que sea un buen año!

Comienza un nuevo año, pero de ninguna manera un año más. Comienza un nuevo año y más allá de los deseos de buenos augurios y de felicidad que son típicos y característicos de estas fechas, creemos tener motivos para esperar que éste sea un año en el que se haga nítidamente visible el desarrollo y el crecimiento personal de todos los uruguayos.

No será un año fácil seguramente. Dificultades y problemas siempre hubo y las habrá en nuestro “paisito”. Las enfrentará en esta ocasión un nuevo gobierno, un grupo de gente y de partidos que entiende está capacitado para intentar otro camino hacia el bienestar y el mejor nivel de vida de los uruguayos.
No nos contamos entre quienes desean que a este gobierno le vaya mal, así dentro de cinco años, nosotros intentamos volver y hacer las cosas a nuestra manera.
No nos contamos entre quienes llevados por la soberbia del poder recuerdan que “ahora mandamos nosotros…” y son partidarios de alentar medidas que beneficien a determinados grupos o sectores.
No es la forma en que concebimos la gestión presidencial y la forma de gobernar un país que busca un mejor para todos sus habitantes.
El que comienza es un año signado por la expectativa. Es un año en el que quienes asumen el gobierno tras quinces años de ser oposición, tendrán que demostrar que es posible recorrer otro camino y obtener mejores resultados para la población.
No nos contamos entre quienes tratan de poner “palos en la rueda” para que quien o quienes asumen fracasen estruendosamente.
A lo sumo nos limitaremos a observar el resultado de las cosas nuevas que se impulsan, a analizarlas a fondo y sacar de estas actitudes las mejores lecciones posibles.
No somos ni nunca fuimos partidarios de “apoltronarnos” en el poder. Si bien consideramos que no todas las cosas y los caminos pueden ser cambiados cada cinco años, por la sencilla razón de que hay elementos que requieren medidas a largo plazo, tampoco tememos a los cambios y la alternancia en el poder, para que nadie se crea “dueño” del mismo.
Ojalá que el año que se inicia nos muestre el camino correcto. La búsqueda honesta, justa y sincera que identifica a los hombres de buena voluntad.

A.R.D.