Reciclar es cuidar el ambiente

En varias oportunidades hemos planteado en estas mismas columnas la necesidad de tomar conciencia sobre la conveniencia de reciclar todos los materiales que de esta forma se pueden recuperar total o parcialmente.
Pero gran parte de las nuevas generaciones considera que el reciclado “ya fue” y hoy lo que aparece como más lógico y “normal” es tratar de llegar al mismo objeto pero nuevo, con todas las ventajas que las nuevas tecnologías permiten desechando lo que esté viejo o roto. Vale decir, el medio ambiente no interesa, lo que se pueda afectar no interesa.
Creemos entonces que corresponde reflotar las ventajas del reciclado.
¿Cuáles son los beneficios del reciclaje?
– Reducción del volumen de residuos, y por lo tanto de la contaminación. Hoy uno de los problemas ambientales más importantes de los gobiernos municipales está constituido por la deposición final de los residuos, que sin clasificar, sin recuperar en lo más mínimo, se opta por cubrirlos de tierra, pensando que es una buena solución.
Nada más errado, lo que se hace es trasladar el problema y sólo sacarlo de la vista de la mayoría de la población.
– La preservación de los recursos naturales, pues la materia reciclada se reutiliza, es otra de las ventajas.
– El ahorro de energía y por lo tanto la reducción de la dependencia del petróleo, normalmente se necesita menos energía para fabricar un producto de material reciclado que de material virgen.
– Reducción de la contaminación del aire, suelo y agua.
– Reducción de costes asociados a la producción de nuevos bienes, ya que muchas veces el empleo de material reciclado supone un coste menor que el material virgen.
No ignoramos las ventajas que supone un elemento ya sea electrodoméstico u otro cualquiera, que se adquiere nuevo, con ventajas y adelantos tecnológicos, pero debemos tener muy claro qué costo ambiental tiene lo que estamos comprando y sobre todo el cambio de lo que teníamos a lo que adquirimos.
Tampoco nos sorprende que mucha gente joven considere abiertamente que es preferible lo nuevo, antes que lo reparado o lo hecho con materiales reciclados. En definitiva, hacia ellos apuntan las baterías de quienes fabrican y venden y lógicamente en su lógica no sirve que un producto dure demasiado ni tampoco que se lo repare, porque lo más rentable económicamente es fabricar y vender, cueste lo que cueste.
Lógicamente no es lo más recomendable para el ambiente y por lo tanto este aspecto se “esconde” o se lo manipula. Es preciso entonces a la hora de tomar decisiones poner todo en la balanza, antes que sea demasiado tarde.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...