Recordando un hito en la historia del terruño

La visita del Papa Juan Pablo II a Salto en mayo de 1988 respondió a una gran expectativa. Uruguay había regresado a la democracia poco tiempo atrás y la venida del Sumo Pontífice confirmaba el deseo de regresar a la plena vigencia de los derechos cívicos, un camino que nunca debió abandonarse y que tímidamente comenzaba a transitarse nuevamente.
Más allá de lo específicamente religioso, la presencia por primera vez de un líder religioso de tanta importancia en suelo salteño, marcó una gesta que el tiempo ha destacado, al punto que casi 30 años después quienes tuvimos la suerte de vivir aquel acontecimiento, recordamos su paso y su estadía en esta tierra, junto al entonces Obispo de Salto, Mons. Marcelo Mendiharat, luego de varios años de exilio obligado de éste.
Si bien no fueron más que algunas horas en suelo salteño, la visita de Juan Pablo II al Uruguay, por segunda vez, dado que ya había estado en Montevideo dos años atrás, ha sido un hecho destacado, que marcó el sentimiento religioso, pero sobre todo mostró cuanto tiene de importancia la religión en el corazón humano.
El hecho de que el Papa Juan Pablo II hubiera incluido a Uruguay en su gira por Latinoamérica permitió a quienes profesan la fe católica sentirse más acompañados, más atendidos en el seno de la Iglesia.
La visita de Juan Pablo II, convocó en su entorno a toda la Iglesia católica y su presencia sirvió para limar asperezas, para acercarnos y sentir la fraterna presencia de alguien que respaldaba y apoyaba el reencuentro de la salida a los largos años de tinieblas, en los que fueron suprimidos los derechos ciudadanos.
No se puede ni se debe desconocer que para esta visita jugó un importante papel el entonces presidente de la República, confeso gnóstico, como lo es Julio María Sanguinetti y también el entonces Intendente de Salto, de su mismo partido político, Esc. Eduardo Malaquina, porque entendieron que esta visita aportaba a la pacificación y el reencuentro de los uruguayos y seguramente no se equivocaron.
Se han cumplido 29 años de este acontecimiento y no debiera pasar desapercibido, porque la visita del Papa a suelo salteño de alguna manera significó también poner al departamento en el plano internacional.







El tiempo


  • Otras Noticias...