Respetar al soberano

Es uno de los temas que amenaza incluso la cohesión de las fuerzas del oficialismo.

La posición que habrá de asumir cada legislador en relación al proyecto de ley interpretativa de la denominada Ley de Caducidad (Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado).

El pueblo uruguayo –entendiendo por éste a la ciudadanía habilitada para votar – se pronunció ya en dos oportunidades sobre este tema. Recientemente recuperada la democracia, en la década del 80 aún, el famoso voto verde que proponía la anulación de la Ley de caducidad, fracasó y la ley, que en definitiva determinó la impunidad para todos los militares acusados por violación de los Derechos Humanos, quedó establecida.

En el 2009, prosperó la idea de hacer un nuevo plebiscito, ya más alejado en el tiempo del gobierno dictatorial.

Así se lo hizo y la ciudadanía uruguaya volvió a pronunciarse en contra de la anulación de ley.

Mal que nos pese, porque en lo personal debemos señalar que siempre nos pronunciamos a favor de esta anulación,  porque sencillamente es una ley que legaliza una casta “diferente ante la  ley”, o sea que tira por el suelo aquello de que todos somos iguales ante la ley.

Una ley que lo que hizo fue admitir que había gente – un grupo de militares – a los que no se podía acusar, ni de torturas, ni de crímenes, así existieran elementos para suponer incluso el asesinato de niños inocentes.

Una ley que es condenada por los organismos internacionales en esta materia y significa una mancha negra en el sistema jurídico uruguayo y entendemos que no debió existir nunca.

Pero no obstante, con toda la amargura que supone el haber fracasado –vaya a saber por qué – en los dos intentos por conseguir la mayoría de las voluntades de los uruguayos, consideramos que de ninguna manera, por ningún artilugio, se debe desconocer la voluntad popular.

No es bueno para la democracia, no es bueno para el pueblo mismo y en definitiva, significaría hacer lo mismo que tanto condenamos: desconocer la voluntad popular.

Por lo tanto, no estamos de acuerdo con lo que se está impulsando desde el Poder Ejecutivo.

¡Que conste!

Alberto Rodríguez Díaz.