Rocha: el turismo los puertos y el desarrollo

Los proyectos de desarrollo que promueve el gobierno nacional para el Sur y Este del país, tienen tantos defensores como opositores y ambas posiciones son perfectamente entendibles y explicables.
En este tema hay que tener muy en cuenta que el beneficio o el perjuicio que puedan causar todos ellos, dependen más de las condiciones que sean determinadas a cada proyecto y la fiscalización del cumplimiento debido de estas exigencias.
En ambos casos hay errores que deben omitirse si lo que verdaderamente se pretende es lograr el máximo provecho para las comunidades y el país.
1) En primer lugar, es imprescindible dejar de lado los intereses personales, empresariales, grupales o locales, para saber mirar por encima de ellos. Moverse en base a estos postulados o motivos sencillamente afectivos, no es lo mejor para nadie.
2) Establecer medidas realmente efectivas y eficientes para el cuidado de los recursos naturales debe ser el punto siguiente. Si se relega la defensa adecuada, que no es lo mismo que exagerada, de estos recursos a la  larga lo lamentaremos.
3) Perder la ocasión de explotar debida y racionalmente los recursos que tiene el país,  sería lamentable, porque se estaría  perdiendo la posibilidad de contribuir a una mejor calidad de vida de mucha gente, siempre y cuando se asegure por las vías correspondientes que los beneficios de esta explotación vayan efectivamente a este propósito.
En definitiva, esto indica que lo imprescindible es el diálogo, con un espíritu abierto, razonable, que auspicie el entendimiento y la armonización de los diferentes intereses que tienen que ver en el tema.
Los denominados “pueblos en desarrollo” deben hallar necesariamente un camino adecuado para  superar la pobreza y las necesidades que siguen estando presentes, aún cuando las estadísticas indiquen que en menor grado en ellos.
Oponerse por oponerse, en una actitud impulsiva, irracional, con argumentos pocos creíbles, puede ser tan contraproducente como imponer una posición mediante el poder o la fuerza de turno.
Esto es lo que hay que entender. Ojalá ambas posiciones se avengan a transitar por el camino de la razón, del entendimiento y de la armonización de las diferentes posiciones, mediante argumentos sólidos, debidamente chequeados y probados.
Será lo mejor para el  departamento de Rocha, el turismo y fundamentalmente para todos los uruguayos.

Los proyectos de desarrollo que promueve el gobierno nacional para el Sur y Este del país, tienen tantos defensores como opositores y ambas posiciones son perfectamente entendibles y explicables.

En este tema hay que tener muy en cuenta que el beneficio o el perjuicio que puedan causar todos ellos, dependen más de las condiciones que sean determinadas a cada proyecto y la fiscalización del cumplimiento debido de estas exigencias.

En ambos casos hay errores que deben omitirse si lo que verdaderamente se pretende es lograr el máximo provecho para las comunidades y el país.

1) En primer lugar, es imprescindible dejar de lado los intereses personales, empresariales, grupales o locales, para saber mirar por encima de ellos. Moverse en base a estos postulados o motivos sencillamente afectivos, no es lo mejor para nadie.

2) Establecer medidas realmente efectivas y eficientes para el cuidado de los recursos naturales debe ser el punto siguiente. Si se relega la defensa adecuada, que no es lo mismo que exagerada, de estos recursos a la  larga lo lamentaremos.

3) Perder la ocasión de explotar debida y racionalmente los recursos que tiene el país,  sería lamentable, porque se estaría  perdiendo la posibilidad de contribuir a una mejor calidad de vida de mucha gente, siempre y cuando se asegure por las vías correspondientes que los beneficios de esta explotación vayan efectivamente a este propósito.

En definitiva, esto indica que lo imprescindible es el diálogo, con un espíritu abierto, razonable, que auspicie el entendimiento y la armonización de los diferentes intereses que tienen que ver en el tema.

Los denominados “pueblos en desarrollo” deben hallar necesariamente un camino adecuado para  superar la pobreza y las necesidades que siguen estando presentes, aún cuando las estadísticas indiquen que en menor grado en ellos.

Oponerse por oponerse, en una actitud impulsiva, irracional, con argumentos pocos creíbles, puede ser tan contraproducente como imponer una posición mediante el poder o la fuerza de turno.

Esto es lo que hay que entender. Ojalá ambas posiciones se avengan a transitar por el camino de la razón, del entendimiento y de la armonización de las diferentes posiciones, mediante argumentos sólidos, debidamente chequeados y probados.

Será lo mejor para el  departamento de Rocha, el turismo y fundamentalmente para todos los uruguayos.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...