Salvemos el valor esencial

El tema más polémico a nivel local en estos días ha pasado a ser la cesación de funcionarios que ingresaron en los últimos meses del período de gobierno del exintendente Germán Coutinho.
Ya nadie discute si quienes ingresaron a puestos jerárquicos, como personas de confianza del intendente y luego al aproximarse los cinco años de gobierno, pasaron a ser “simples funcionarios contratados en forma permanente”, en un pretendido intento de permanecer en filas del funcionariado municipal, deben irse, porque es inobjetable que deben irse.
Más aún, hay que recordar que también sucedió algo similar al asumir Coutinho, cuando algunos profesionales, recordamos a no más de tres, apelaron su cese, aludiendo a que habían pasado a ser funcionarios con contratos permanentes. Su demanda ante la Justicia fue rechazada y obviamente quedaron definitivamente cesantes.
Es un antecedente a tener en cuenta.
Hoy se da el mismo caso, a la inversa, los que entraron cinco años atrás por esta vía, se tienen que ir y algunos de los que se fueron cuando ellos entraron pueden volver.
Esta es la democracia. Nadie se crea que puede “atornillarse” a un cargo o una función ilegítimamente, porque no es justo. Quienes ingresan conmigo se van conmigo…es una frase conocida, que se pronuncia fácilmente. Lo difícil es darle sentido, hacerla cumplir cuando llega la hora.
Nuestros lectores conocen nuestra posición sobre el tema, creemos que los más justo e igualitario para todos los uruguayos, piensen como piensen y profesen las ideologías que profesen, siempre y cuando estén dentro de la legalidad y el derecho, es que todos los cargos públicos sean cubiertos por concurso o sorteo.
Concurso para cargos que requieran conocimientos técnicos, o formación profesional, y sorteo para aquellos que no lo requieran.
Es la única forma de pasar de las palabras a las acciones cuando sostenemos que todos los ciudadanos uruguayos somos iguales ante el Estado.
Lamentablemente hasta el día de hoy esto se asemeja más a una utopía que a la realidad. Es ínfimo el número de funcionarios públicos, sobre todo en las intendencias, que han accedido a un lugar de trabajo de esta forma, aunque esto no significa que sea una forma válida.
Quien no lo entienda, quien considere que tiene derecho a “atornillarse” en un puesto, no ha entendido que “el gobierno del pueblo por el pueblo” no es precisamente para esquilmarlo y sacar provecho propio.
¡Que conste!







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...