Se habla mucho, se hace poco

En nuestros días es muy frecuente que las personas adultas asuman sorprendidas cómo el nene maneja el teléfono celular, cómo pasa las fotografías, maneja el video y demás, a veces apenas sabe caminar, pero ya sabe un manejo básico de la computadora o el celular y lo vemos como algo destacado. “Es que las nuevas generaciones ya han incorporado esto como algo natural, “normal” para su época, nos han dicho.
En tanto los más veteranos ya “quemados con leche”, vemos con preocupación cómo estas tecnologías han invadido los espacios de la vida joven en otras épocas reservados para los juegos en la calle, las bolitas, el fútbol del campito, las rondas de los más chiquitos y la mancha, por ejemplo.
Recordamos nuestra niñez muchas veces descalzos corriendo por las veredas, corriendo detrás de una pelota o algo similar, pero desarrollando nuestros físicos, generalmente flacos y largos, porque los niños gordos eran una excepción.
No discriminamos, sino miramos la realidad, hoy lo habitual es que el sedentarismo de pasarse frente a la computadora, el celular o la televisión junto a una mala alimentación, frecuentemente saturada de sal, de conservantes y similares, ha hecho que un alto porcentaje de nuestros niños sean obesos, tengan problemas de salud totalmente excepcionales en nuestra época, como la hipertensión.
Tampoco desconocemos el enorme valor de las nuevas tecnologías de la comunicación, los videos, las videoconferencias, Internet y similares. Lo que nos preocupa es precisamente el manejo que hacemos de ellas.
Les hemos cedido prácticamente todos los espacios y todo el tiempo de nuestros niños a ellas. Hoy a los niños no se los atiende, se les prende el televisor o se les proporciona un video en el celular “para que se distraiga” y se lo enchufa en el famoso “chupete electrónico”.
Es cierto que de esto se habla mucho, todos lo notamos, pero se hace poco, muy poco, porque quien más quien menos mira hacia otro lado, pensando que mientras el problema no nos toque de cerca, mejor dejarlo correr.
Craso error, porque esas son las generaciones del futuro y mientras no les inculquemos valores genuinos, los que no están precisamente en lo que ven o en lo que hacen, ellos sólo se regirán por lo que les dé placer en lo inmediato y esto es harto riesgoso, primero porque los pone en manos de ciertas drogas “porque estás bajoneado” iniciando un camino de difícil retorno y segundo porque llegará el momento en que su mente obnubilada por lo que le han mostrado, eso tan hermoso y útil (¿…?). habrá de considerar que debe obtenerlo de cualquier manera porque es aquello de que “el fin justifica los medios…”.
Así vamos.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...