Se impone un análisis objetivo

Al momento de escribir estas líneas ignoramos cuáles han sido los números concretos arrojados por la visita de turistas al departamento en la semana que a estos efectos finaliza hoy.
Teniendo en cuenta que ha sido para Salto una semana muy particular, debido a las condiciones en que se encuentra la ciudad debemos asumir que ha sido una prueba de fuego.
El departamento se halla en emergencia sanitaria, siendo uno de los tres del interior donde se han constatado casos autóctonos de dengue (dos). Pero además existe un alto riesgo de la aparición de Chikungunya, una fiebre similar al dengue y del temible Zika, enfermedades transmitidas por el mismo vector, o sea el mosquito Aedes Aegypti cuya presencia se ha comprobado en todo el país.
Como si esto fuera poco, existen numerosos casos de Leishmaniasis visceral en canes de la ciudad, aunque por fortuna hasta el momento no hay un sólo caso de la enfermedad a nivel humano.
En suma, el aspecto sanitario es un tema que seguramente resta turistas. Vale decir que ante ofertas similares, seguramente habrá turistas que optan por otros destinos donde el tema sanitario no es tan preocupante.
A todos estos aspectos desfavorables debemos sumar el hecho del mal estado en que se encuentra la ciudad. La mayoría de las calles presenta un estado deplorable en cuanto a los baches existentes y a los despojos y cacharros que la población ha sacado a la calle y las posibilidades de retiro por parte de la Intendencia no dan abasto.
Siguiendo con los inconvenientes que se han presentado en la semana, recordemos que el viernes 18 del corriente, fecha en que se iniciaba el mayor movimiento de la semana, un paro del transporte interdepartamental, debido al asesinato de un trabajador de Montevideo, afectó todo el movimiento.
En la misma línea la coyuntura económica regional ha inclinado la conveniencia y por lo tanto también la preferencia de mucha gente hacia Brasil.
Lamentablemente la situación se repitió al morir otro taximetrista baleado casi un mes atrás y afectó nuevamente el transporte interdepartamental el jueves anterior, dado que el paro de UNOTT dificultó al menos algunas salidas en el otro día clave para el turismo interno.
Como se verá las dificultades no han sido pocas y la mayoría perdura, pero aún así y en una apreciación subjetiva hemos visto un buen número de visitantes, aspecto que entendemos debe ser valorado como corresponde, porque luego de esto se impone hacer un análisis honesto y profundo sobre cuál es el mejor camino para el turismo departamental.







Recepción de Avisos Clasificados