Seguridad y crónica roja

edA propósito del enojo gubernamental debido al manejo de la información policial que hacen algunos medios, es interesante ver otros puntos.

Es tan grave exagerar las cifras y la incidencia de los hechos en el país, como tratar de minimizarlos y desconocerlos.

Seguramente que el tema de la inseguridad y el aumento de los hechos delictivos – es como explicamos – el talón de Aquiles para cualquier gobierno en nuestros días, porque es un tema que está en la preocupación popular y la gente está permanentemente pensando en él.

Exagerar la nota, para tratar de dar la idea de que todo es un caos, de que no se hace nada y de que vamos irremediablemente hacia la hecatombe, es una estrategia muchas veces montada de ex profeso, por quienes pretenden sacar rédito de ella.

Pero también resulta sumamente errado llevarse únicamente por las estadísticas, ignorando que la realidad va muchas veces más allá de éstas.

Lo malo de esto, es que sólo vemos posiciones radicalizadas, en blanco o negro, sin que nadie se detenga a analizar sensatamente el problema que tenemos, la incidencia del mismo y la evolución de la inseguridad.

Todavía estamos a tiempo, seguramente de recuperar los niveles de seguridad que mostró el Uruguay de años atrás, pero no será escondiendo la cabeza como el avestruz, que lo lograremos.

No es con el enojo, cuando trascienden hechos que se pretende mantener ocultos que se logrará avanzar, sino evitando estos hechos.

Tampoco es pretendiendo tomar las estadísticas como una verdad “dogmática”, que estaremos contribuyendo a salir del problema.

Mientras no asumamos que de este tema no se sale si no es dejando los mezquinos intereses de lado para preocuparnos sinceramente por el tema, no habrá salida posible.

Sería interesante conocer en detalle cuál ha sido la situación que llevó al agravamiento del tema en países vecinos, sobre todo en algunas ciudades específicas donde hoy la delincuencia tiene más poder incluso que la ley.

No habrá salida mientras cada uno de los intereses que involucra el tema “tire para su lado”, sin admitir que lo que debe lograrse es dejar los intereses puntuales de lado para dar forma a un grupo de trabajo multidisciplinario, sincero y despojado de todo otro interés, para ayudar a la juventud, etapa en la que hace crisis el problema.

Tenemos un problema de seguridad grave. ¿Qué se puede y se debe hacer para tratar de reducir al menos este problema?, esa es la cuestión y el primer punto para una respuesta adecuada, es “unirnos, sentir que no es un problema de sector, o de partido alguno, sino de todo el país y obrar como tal”.

Ojalá seamos capaces de entenderlo y asumirlo.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...