Seguridad y turismo

La seguridad sigue siendo el elemento determinante para la industria del turismo en cualquier parte del mundo y en Salto, un departamento que esperar mucho de este rubro no es diferente.
A pesar del deterioro innegable que viene sufriendo este tema en el Uruguay, nuestro país sigue siendo una de las naciones más seguras de Latinoamérica.
No hace mucho tiempo, una revista especializada en la materia publicó un ranking sobre las naciones consideradas con mejores condiciones de vida en América del Sur y en ella Uruguay ocupa el primer lugar.
Es indudable que es así, aún cuando quienes aquí vivimos sabemos que este tema se viene degradando, pero lo que hoy tenemos en el Uruguay dista muchísimo de asemejarse a lo que es la realidad de otros países de la región.
Y este es el punto. Estamos convencidos de que más allá de las declaraciones de preocupación, de los reproches y de las acusaciones de los errores o equívocos con que se enfrenta este tema a nivel nacional, no vemos que exista una política realmente seria y responsable de toda la comunidad para enfrentar la delincuencia y tratar de mantener al menos un índice aceptable de seguridad.
Enfrentarla no significa sólo reprimirla, aspecto absolutamente imprescindible, sino además, debe existir una política seria, profunda, comprometida en el tema, para el análisis y el combate de las causas sociales que “proveen” de delincuentes las calles del país.
Existe la obligación de comprometerse en el tema, no más “bla, bla”. No más quejas, como tampoco represión a mansalva, pero debemos atender realmente los orígenes del problema, sabiendo que no habrá soluciones a corto plazo.
Debemos apuntar a recuperar a todos los que quieran recuperarse, salir de la vida delictiva y armar una vida honesta, sacrificada, pero digna.
Esto requiere de compromiso social, de sensibilidad y de entrega a favor de la comunidad. Si seguimos poniendo el grito en el cielo, pidiendo poco menos que pena de muerte para todos los autores de delitos graves, pero no estamos dispuestos a mover un dedo para cortar la “fábrica” de delincuentes que tiene raíces conocidas, entonces sólo podemos esperar que se sigan agravando las cosas y a lo sumo será más tarde que en otros lados, pero seguramente también aquí llegará el caos que se vive en otros lados.
Quienes saben la importancia que tiene la seguridad, sobre todo para captar visitantes, deberían de ser los primeros en sumarse y exigir que haya políticas sociales y de seguridad adecuadas, como uno de los puntos esenciales, no el único, por supuesto.
Las raíces son muy profundas y muchas de ellas nos comprometen a todos. El consumismo que todo lo justifica, el deseo de tener, sea cual sea la forma de lograrlo, que está en la base de todos los problemas, tiene que ver con la educación, con la difusión de determinados lineamientos o “conducta” social, de las que todos preferimos no hablar, porque en el fondo, quien más, quien menos está en la misma situación.
Comencemos entonces por admitir que para mejorar, así sea parcialmente esta situación, debemos comprometernos, integrarnos y aportar trabajo para encarar una solución.
Ojalá lo asumamos cuanto antes.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...