Sería nefasto para la igualdad democrática

La dependencia de la Universidad de la República en Salto ha marcado un camino emblemático y nos atrevemos a decir que es un elemento determinante para la situación que ostenta la ciudad a nivel del interior del país.
Con más de 6.000 estudiantes, buena parte de ellos procedentes de otros departamentos, ha tenido un auge económico y sobre todo en el sector inmobiliario que es imposible de ignorar. Bastaría recorrer las inmediaciones de la sede de la regional universitaria para ver que existen al menos tres edificios de apartamentos construidos en la zona, con un buen número de apartamentos de un dormitorio, además de edificaciones que reúnen un buen número de los denominados “monoambientes” que se alquilan generalmente para estudiantes de otros departamentos que alquilan en conjunto.
Desconocer esta realidad sería absurdo y aunque tenemos nuestros reparos, debido a que consideramos que proporcionarles alojamiento a los estudiantes es un rol que debe cumplir el Estado, no se puede desconocer que aún así se ha mantenido lo que para nosotros es la esencia del sistema y es la democracia que rige en las posibilidades de estudio, aún cuando es innegable que esta igualdad se vea recortada y limitada por las posibilidades económicas.
Ahora existe una situación que ha sido denunciada incluso por el actual Rector de la Universidad de la República. Dr. Roberto Markarián y es que se tenga que a falta de aulas y locales adecuados se tenga incluso que dar clases debajo de un árbol.
Es una situación vergonzosa, no tanto por la imagen que deja, sino esencialmente porque determina que penda sobre la regional la enorme injusticia que sería la fijación de cupos para el acceso estudiantil.
Sea cual sea el criterio con que se haga, siempre sería una discriminación, una injusticia que afectaría nada menos que una de las características de nuestra educación universitaria que tanto nos enorgullece, como es la igualdad y gratuidad del acceso a la educación.
Lo más lamentable de esto, es que hay en Salto edificios públicos que bien podrían ser cedidos a la Universidad para que esta los remodele (caso del Palacio de Oficinas Públicas) y otros a efectos de que sirvieran para albergar aulas universitarias.
Esperemos que aparezcan los fondos necesarios para evitar que el crecimiento de la Universidad de la República en la región no se vea afectado.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...