Solos no, pero sin ellos tampoco

El pasado martes se conmemoró en nuestro país el Día del Trabajador Social, sin lugar a duda estos profesionales tienen en sus manos una herramienta formidable a la hora de encarar soluciones verdaderas y profundas en la sociedad uruguaya.
Para entender de qué se trata tenemos que mirar la evolución que de la comunidad que integramos desde el patriarcado más genuino, donde el dueño de casa era “el señor”, o “el patrón” con poder y potestades ilimitadas, hasta nuestros días, donde las cosas han cambiado a tal punto que este extremo resulta tan malo como aquel.
El camino de la equidad y la justicia social parece ser el único capaz de sacarnos de esta situación donde no sólo reina de distintas formas la discriminación, sino que además se esconde, se barre para debajo de la alfombra la enorme inequidad existente.
Nadie puede ignorar – a menos que quiera hacerlo expresamente – que las diferencias sociales son tan profundas que hay personas cuya vida se limita a pensar qué hacer para comer al día siguiente.
Hoy sabemos que los planes o programas sociales, aportan un mínimo casi vergonzoso a sus beneficiados, mínimo que ni siquiera les alcanzaría para alimentarse diariamente.
Que estos programas tienen defectos y errores, sin duda alguna, pero también hay que reconocer que nadie podría vivir decentemente sólo con “el plan social”.
Los trabajadores sociales tienen en sus manos la gran herramienta para tratar de cambiar las cosas en este sentido. Nadie como ellos conoce la realidad de las familias más necesitadas. Nadie como ellos sabe que en el origen de muchos de los problemas que tiene la sociedad, sobre todo del auge de la violencia, debe buscarse precisamente en estas inequidades. Pero no les pidamos que lo hagan solos, sin prestarles el apoyo debido y sobre todo sin darles el lugar que les corresponde a la hora de buscar soluciones profundas y valederos a los problemas sociales.
Si seguimos aceptando directa o indirectamente, una sociedad injusta, sin equidad, con enormes diferencias que van mucho más allá de los económico, entonces no habrá salida.
Seguiremos enfrentados a situaciones cíclicas. Depende de quien prevalezca en cada momento para saber a qué consecuencias atenernos y lamentablemente todo indica que las inequidades tienden a profundizarse. Vale decir que cada vez serán más los uruguayos con problemas económicos, sociales, de discriminación de cualquier tipo, que quienes ostentan una vida “tranquila” o “normal” al menos, porque tienen estos problemas resueltos.
Todavía estamos a tiempo para asumir estas cosas en profundidad y buscar salidas entre todos y con todos en especial prestando la debida atención a los trabajadores sociales.
De no ser así, sólo nos queda aguardar una profundización de los problemas que hoy tenemos.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...