Somos transgresores

Generalmente cuando afirmamos que casi todos los uruguayos somos transgresores o al menos un alto número de nosotros lo somos y ni siquiera nos ponemos a pensar cuando estamos transgrediendo, nos encontramos con resistencia con gente que se ofende e incluso esa persona es capaz de apostar a “prima facie” que no se cuenta entre los transgresores.
De allí que anotemos hoy varias transgresiones, de las más frecuentes, así sean ínfimas, pero son transgresiones al fin.
• Quienes concurren al “bagashopping” a comprar algunos productos que encuentran un tanto más barato ­¿no sabemos que el contrabando es un delito y por lo tanto al contribuir con él de alguna forma estamos transgrediendo?
• Quienes conducen un vehículo hablando por teléfono ¿no sabemos que estamos violando una disposición?
• Quien estaciona junto a una vereda en la que puede verse claramente que está prohibido hacerlo aunque sea “un minuto” ¿ignora la disposición?
• Los peatones que atraviesan en cualquier parte de la cuadra, menos en la esquina donde está habilitado su paso ¿ignoramos que existe una disposición al respecto y que al haber un accidente podemos perder todos nuestros derechos sólo por pasar fuera del lugar habilitado?
• Cuando un conductor detiene el vehículo que conduce fuera del lugar habilitado para ello en las esquinas, dificultando el pasaje del peatón, ¿no sabemos que estamos cometiendo una infracción?
• Cuando se trata de evitar el pago de una multa onerosa o se procura conseguir una licencia de conducir mediante el pago de una “coima” que evite los controles y exámenes correspondientes, ¿no sospechamos siquiera que estamos haciendo algo que no corresponde?
• Quien estaciona sobre la vereda u ocupa toda la misma con diferentes artículos o mismo obstaculiza la visión en las esquinas con cartelería o similares, ¿no sabe que está infringiendo disposiciones municipales al respecto?
• Cuando se construye una vereda sin detenerse a respetar las disposiciones que rigen la misma (debe ser plana, no en declive), cuando se vierte el desagüe pluvial de un segundo piso o una balconada a la vereda librada para el paso de los transeúntes, o cuando se decide que los acondicionadores de aire desagoten el agua que condensan sobre la vereda, ¿ignoramos que hay disposiciones al respecto?
En algunos casos puede que las normas legales tengan vacíos u omisiones que posibiliten estas transgresiones, pero si no fuéramos proclives a transgredir deberíamos de regirnos por el sentido común evitando que nuestras decisiones perjudiquen a otros.
Es que lejos de esto, lo que vemos a diario es que se procura solucionar el problema o la dificultad que se nos presenta y los demás nos importan un corno. No es propio de una comunidad sana, que aspira a respetar y ser respetada como debe ser.
A.R.D.