Tiempo de negociación no de traición

Por estos días y a pesar de que nadie lo reconozca se está negociando un presupuesto quinquenal, piedra fundamental del gobierno departamental para el período.
Un presupuesto que en los rubros esenciales requiere de mayorías especiales, es decir, obliga a negociar y a ponerse de acuerdo en estos asuntos.
Precisamente este tiempo se presta para que se dialogue, se intercambien ideas y explicaciones, se priorice teóricamente el bien comunitario por encima de lo que pueden ser aspiraciones o intereses personales o de grupos inclusive.
Es en este tiempo también que hay todo tipo de versiones, de rumores y de voces bajas que no quieren decir o admitir abiertamente cuál es su posición.
Es en este tiempo donde se descubren además las miserias humanas, donde aparecen los verdaderos idealistas que a pesar de tener un alto costo, prefieren seguir adelante con lo que piensan que es lo mejor para todos.
Es también en este tiempo donde quedan más expuestas las ambiciones, los intereses, las maniobras y los manejos politiqueros de quienes anteponen sus mezquinos intereses a los intereses de la comunidad en la que vivimos.
Más allá de las necesidades de cada partido, de cada fracción y de cada uno de los intereses que mueven el tema, entendemos que se impone dejar claramente establecido qué es lo mejor para el departamento, cosa que escuchamos decir muchas veces.
Es más, no hay político alguno que no diga lo mismo, “lo que entendamos que le sirve a Salto lo votaremos…”.
Esto se ha dicho siempre, en todos los casos, pero los hechos indican otra cosa. Lo que realmente se tiene en cuenta es si favorece o se contemplan mis intereses o no.
Resulta difícil entender que la mejor forma de manejarse en estos casos es asumiendo que quien está al frente de la Intendencia debe tener los recursos necesarios para tratar de hacer lo que ha prometido o planificado, entre otras cosas para que esta no sea una buena excusa en el caso de fracasar. Vale decir, lo que hay que negociar allí es los límites.
Todo político aspira a ser gobierno y por lo tanto una visión con la debida proyección debe asumir que es posible que mañana o en el próximo período, o en algún momento, esté en la posición contraria, el gobernante de oposición y viceversa y seguramente estas prendas se pagan, se pasan facturas y no se olvidan.
Esperemos que en esta ocasión cada uno esté a la altura de los acontecimientos. Que el pronunciamiento sea maduro, consciente y responsable, como corresponde.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...