Tolerancia cero: en la dirección acertada

edEl Parlamento uruguayo se apresta a  profundizar la exigencia de total abstinencia de bebidas alcohólicas para los conductores de vehículos en la vía pública.

La exigencia de “tolerancia cero” que actualmente rige únicamente para los conductores profesionales, esto es de ómnibus, taxímetros y camiones, será extendida – de aprobarse la medida en cuestión – a todos los conductores.

El combate del alcoholismo, se inició en el año 1994. Hasta entonces, por absurdo que parezca, el país no tenía ninguna exigencia en este sentido.

Fue entonces que se estableció por ley la primera limitante: un máximo de 0,8  por ciento de alcohol en la sangre el límite permitido.

En el 2008, se hizo una nueva reducción, fijando el límite de 0,5 y en el 2009 este límite fue fijado en 0,3 por ciento de alcohol en la sangre, límite que rige en estos momentos  que tolera la ingestión, por ejemplo de un vaso de cerveza.

De acuerdo a la Unidad Nacional de Seguridad Vial (UNASEV), al mismo tiempo que se ha ido bajando el nivel de alcohol permitido, se ha registrado un descenso en la cantidad de conductores alcoholizados que participan en accidentes de tránsito.

En este tema existen dos posiciones antagónicas. Los hay quienes sostienen que no se debería exagerar la medida. Sería imprescindible conocer la opinión de especialistas en la cuestión en referencia a las consecuencias que trae para el metabolismo de las personas una ingesta de alcohol de 0,3 grados por litro de sangre.

Quienes se aferran a la posición de que no debe tolerarse ni un solo gramo y predican que “quien bebe no conduzca”, defienden aquello, de que difícilmente un conductor sólo tome un vaso. Una vez que ingiere una bebida alcohólica, lo más probable es que tome más “porque a mi no me hace nada…”

En estos términos la cuestión no sólo contiene un aspecto regulador y represor, sino que fundamentalmente se trata de combatir el alcoholismo. El primer trago, como el  primer cigarrillo, es generalmente el desencadenante del vicio.

Aún cuando no seamos partidarios que todas las cosas se den por imposición y no por propia convicción, creemos que en este caso es preferible que así sea.

Si no asumimos la responsabilidad que corresponde en materia de tránsito, por propia voluntad, es inevitable que debamos hacerlo  por imposición.

“Tolerancia Cero”, no eliminará a los conductores alcoholizados,  pero es probable que permita seguir disminuyendo su número.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...