Tomar el toro por las guampas

Existen países donde sencillamente no se puede estar permanentemente ociosos en la calle sin hacer nada.
En el Uruguay la Policía o algún organismo debería de notificar debidamente a quienes lo hacen y no se me venga que esto va contra la libertad individual. Es sencillamente velar por una sociedad sin vagos, atorrantes o gente de mal vivir.
Sabemos que no todas las personas que están en esta situación delinque, pero un alto porcentaje se ha acostumbrado a vivir sin trabajar. Es más, cuando la Policía los dispersa se van para su casa, pero apenas desaparece la Policía vuelven a concentrarse en un juego de no acabar. Esto tiene que terminarse.
Sabemos que algunas de estas personas resultan el fruto de una situación en la que el trabajo no abunda y por más que se trille la calle no siempre se lo consigue. Es obvio que esto deja huellas. Algunas de estas personas caen en la depresión, probablemente el mayor número , pero otras optan por tomar a la fuerza ¨lo que la sociedad me niega¨.
No es un problema sólo nuestro, pero eso de nada nos servirá por más que nos preparemos y capacitemos para trabajar. Lo sabemos muy bien, pero todos sabemos que a la hora de competir por un trabajo, quien está mejor preparado tendrá mayores posibilidades, pero nunca una certeza, salvo en contados nichos de mercado.
Que esto no asegura nada lo sabemos. Que sobre todo en el sector privado sigue habiendo viejos vicios, como el amiguismo, la recomendación y demás que suele marcar a fuego algunos casos de flagrantes injusticias, en los que quien se han preparado quedan de lado y entra el ¨conocido¨, el amigo o el hijo de fulano de tal. Eso ha sido siempre así, es y seguirá siendo. Lo importante es bregar y tenerlo en cuenta cuando vamos a elegir gobernantes para que al menos en el Estado, que es de todos, las cosas no se hagan de esta manera, como lamentablemente se han hecho muchas veces, sino con el máximo de justicia social que significa iguales oportunidades para todos y las diferencias solo provengan de las aptitudes, capacidad y preparación cuando se trate de concursos y del azar cuando no sean lugares de trabajo que requieran especialización.
Hoy estamos preguntándonos qué se está haciendo para disminuir el número de gente en la calle, de jóvenes que prefieren vivir de vagos en lugar de esforzarse por conseguir un trabajo. Lo habitual es pedir el endurecimiento de las penas para aquellos que ya han hecho de esto su forma de vida habitual.
Si pretendemos salir de la situación en que nos hallamos y evitar que sigamos cayendo cada vez más, entonces alguna vez habrá que tomar el toro por las astas. Penas más duras para los maleantes pero al mismo tiempo medidas sociales para rescatar a todos los que pretendan salir de la situación en que se hallan.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...