Trabajo, equidad y pobreza

Ignorar la relación existente entre trabajo, equidad y pobreza, hoy puede deberse únicamente a dos factores.
El primero a desinformación. El desconocimiento de los aspectos esenciales, de donde se produce por ejemplo la mayor deserción y ausentismo escolar del país. ¿Qué características tienen esos lugares (barrios), ¿qué causas estarán “explicando” esas deserciones… ¿Por qué prácticamente no hay deserciones en los centros educativos de Pocitos, Carrasco, Malvín y similares y las hay muy altas en los barrios más pobres y carenciados de Montevideo?
El segundo factor es sencillamente el deseo de ignorar esta realidad, porque no hay ningún interés en modificarla, porque no nos favorece…, porque estamos sacando provecho de ella.
Lamentablemente en esta última opción sólo es cuestión de tiempo para que el crecimiento de quienes pretenden una educación más justa e igualitaria sea tal que haga imposible mantener la actual situación.
En recientes manifestaciones el presidente del PIT -CNT, afirmó que ocho de los dueños de los avances tecnológicos más revolucionarios del mundo en estos momentos, son dueños del 50 % de la riqueza del mundo. Es sin lugar a dudas una situación insostenible. El trabajo es, como lo hemos expuesto en estas columnas el mejor de los planes sociales y el gran desafío es hallar la forma de habilitar nuevos trabajos, permanentes, decentes, con salarios dignos que permitan a la población tener un mejor nivel de vida y a su vez el desestímulo del camino de la delincuencia.
Obviamente que no es este un tema fácil. La tecnología hoy camina hacia la reducción del trabajo humano y sólo aquellos países que han invertido grandes sumas en la capacitación de su fuerza de trabajo han encontrado la forma de disminuir el impacto que está significando la intromisión cada vez mayor de nueva tecnologías y de modernos equipamientos que significan al mismo tiempo la reducción del trabajo humano.
Los países se ven en la necesidad de estudiar el tema a fondo y quizás la salida pueda venir por la capacitación de la mano de obra, por la reducción de la jornada laboral que debe hacerse paulatinamente a nuestro entender a efectos de no impactar negativamente en la producción y al mismo tiempo posibilitar que no se pierdan tantos puestos de trabajo al mismo tiempo.
Cuando hablamos de seguridad y del auge de la delincuencia tenemos necesariamente que analizar también estos aspectos.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...