Un aporte inestimable

Hoy se celebra el Día Internacional sin Humo de Tabaco. Uruguay tiene en este sentido una posición que ha sido considerada como ejemplar al menos a nivel de Latino América, dado que ha sido el primer país en adoptar la prohibición de fumar en ambientes públicos cerrados, cualquiera sea éste.
Al mismo tiempo ha adoptado una fuerte política antitabaco, obligando a las compañías tabacaleras a poner en las cajillas de los cigarrillos las advertencias correspondientes alertando del grado de nocividad del tabaco y las consecuencias que acarrea, bajo determinadas medidas.
Precisamente estas obligaciones que rigen en el país desde el gobierno de Tabaré Vázquez llevaron a una de las tabacaleras más importantes del mundo, que se sintió acorralada en sus pretensiones comerciales en el Uruguay, a demandar  a nuestro país debido precisamente a las  limitaciones. Como ex fumadores, aunque no empedernidos, podemos decir que el aporte en materia de salud a la población que ha significado la prohibición de fumar en lugares públicos es inestimable.
No tenemos dudas que hoy un altísimo número de personas mayores de 30 años ha dejado de fumar en nuestro país.
Paradojalmente vemos que los adolescentes y jóvenes veinteañeros son los que más fuman.
Este es el desafío actual. Seguramente que en los años venideros vamos a asistir a una disminución del cigarrillo en estas franjas etarias, porque la educación anti tabaco que se está haciendo en las escuelas seguramente dará sus resultados, pero mientras tanto, la publicidad que nos llega a través de los medios internacionales, “gracias” a la globalidad,  sigue llevando a muchos adolescentes y jóvenes hacia el vicio del cigarrillo.
Más allá de toda ideología o posición política en particular o interés comercial (también hay un comercio de tabaco del que viven algunas personas), entendemos que la posición del Dr. Tabaré Vázquez, probablemente motivada por su condición de médico oncólogo, ha sido correcta y es muy destacable. Seguramente los niños serán los más agradecidos, porque  de no ser por esta prohibición, correrían el riesgo de quedarse huérfanos a edad temprana, por una causa totalmente evitable, como lo es el cáncer de pulmón. El país todavía no sabe con certeza cuanto le costará económicamente la política antitabaco que ha sido impulsada por el gobierno del Dr. Vázquez, pero si sabemos los uruguayos cuanto hemos ganado con la recuperación del ambiente libre de humo de tabaco, seguramente un bien que debemos cuidar y mantener.

Hoy se celebra el Día Internacional sin Humo de Tabaco. Uruguay tiene en este sentido una posición que ha sido considerada como ejemplar al menos a nivel de Latino América, dado que ha sido el primer país en adoptar la prohibición de fumar en ambientes públicos cerrados, cualquiera sea éste.

Al mismo tiempo ha adoptado una fuerte política antitabaco, obligando a las compañías tabacaleras a poner en las cajillas de los cigarrillos las advertencias correspondientes alertando del grado de nocividad del tabaco y las consecuencias que acarrea, bajo determinadas medidas.

Precisamente estas obligaciones que rigen en el país desde el gobierno de Tabaré Vázquez llevaron a una de las tabacaleras más importantes del mundo, que se sintió acorralada en sus pretensiones comerciales en el Uruguay, a demandar  a nuestro país debido precisamente a las  limitaciones. Como ex fumadores, aunque no empedernidos, podemos decir que el aporte en materia de salud a la población que ha significado la prohibición de fumar en lugares públicos es inestimable.

No tenemos dudas que hoy un altísimo número de personas mayores de 30 años ha dejado de fumar en nuestro país.

Paradojalmente vemos que los adolescentes y jóvenes veinteañeros son los que más fuman.

Este es el desafío actual. Seguramente que en los años venideros vamos a asistir a una disminución del cigarrillo en estas franjas etarias, porque la educación anti tabaco que se está haciendo en las escuelas seguramente dará sus resultados, pero mientras tanto, la publicidad que nos llega a través de los medios internacionales, “gracias” a la globalidad,  sigue llevando a muchos adolescentes y jóvenes hacia el vicio del cigarrillo.

Más allá de toda ideología o posición política en particular o interés comercial (también hay un comercio de tabaco del que viven algunas personas), entendemos que la posición del Dr. Tabaré Vázquez, probablemente motivada por su condición de médico oncólogo, ha sido correcta y es muy destacable. Seguramente los niños serán los más agradecidos, porque  de no ser por esta prohibición, correrían el riesgo de quedarse huérfanos a edad temprana, por una causa totalmente evitable, como lo es el cáncer de pulmón. El país todavía no sabe con certeza cuanto le costará económicamente la política antitabaco que ha sido impulsada por el gobierno del Dr. Vázquez, pero si sabemos los uruguayos cuanto hemos ganado con la recuperación del ambiente libre de humo de tabaco, seguramente un bien que debemos cuidar y mantener.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...