Un aporte trascendente

La promesa de ANCAP de estudiar la posibilidad de hacerse cargo de la perforación termal en villa Constitución y a su vez de estudiar también la posibilidad de financiar los estudios de pre factibilidad de las esclusas del arroyo San Antonio, que permitirían a la navegación – según el proyecto – salvar el escollo de la represa de Salto Grande, sin tener que hacer el costoso canal de navegación por suelo argentino, constituirían un aporte trascendente para el país y la región.

En el primero de los casos, se trata de la piedra angular para el desarrollo del proyecto termal al que aspira villa Constitución y seguramente que las posibilidades de desarrollar allí otro centro termal, el cuarto del departamento, son muchas, dadas las características del lugar.

Pero es necesario saber qué posibilidades de hallar agua caliente hay, cómo influiría una perforación allí en el resto de las perforaciones existentes y por último qué costo tendría una perforación de este tipo.

Existe la convicción de que las respuestas a varias de estas interrogantes son conocidas, están analizadas, aunque sin aval científico.

La potencialidad de desarrollar un centro termal que seguramente cambiaría las características del lugar es considerada un hecho. Habrá que darle el aval técnico correspondiente, si realmente es factible.

En el segundo caso, el proyecto parte precisamente de un técnico salteño que ha visualizado esta posibilidad y ha difundido la idea que ha sido tomada con fuerza por parte de algunas instituciones, no todas.

De ser factible, permitirá la navegación del río Uruguay y por lo tanto una salida al río de la Plata para la producción del Uruguay medio y el Alto Uruguay brasileño.

Creemos que ANCAP, como otras empresas estatales invierte mucho en publicidad y otros rubros bastante menos importantes para el país que cualquiera de estos dos proyectos. Ninguno de los dos emprendimientos, insumiría cifras inalcanzables para las empresas fuertes del área estatal, como ANCAP y  ANTEL.

Por lo tanto sería muy importante que asumieran esta posibilidad en bien no ya de un departamento o de una zona, sino del país y la región en su conjunto.

Por el momento lo único concreto que tenemos es la promesa de estudiar ambas posibilidades, pero principio quieren las cosas, tiene mucha razón el presidente de ANCAP, Raúl Sendic (h), cuando recuerda que la empresa estatal tiene una gran deuda con la zona, dado que el cierre de El Espinillar, durante el gobierno del Dr. Luis A. Lacalle privó a la zona de la única fuente de trabajo de trascendencia para el lugar.

Esta puede ser la oportunidad para resarcirla.