Un camino acertado

La apuesta de Uruguay por las energías limpias es una de las iniciativas más acertadas de los últimos años. Luego de varios años en que no se previó absolutamente nada en cuanto al desarrollo del país en esta materia, hoy Uruguay es visto como un ejemplo a seguir en la materia y seguramente que es así, debido a que pocos países en el mundo pueden mostrar tan bajo aporte de contaminación al medio ambiente como el Uruguay.
Un país como el nuestro que hasta el momento no ha descubierto hidrocarburos en su suelo seguramente tiene en el máximo aprovechamiento de las energías “limpias” el camino casi que inevitable a seguir por varios factores.
Prácticamente agotadas las posibilidades de la hidroelectricidad, las posibilidades de desarrollo pasan por la energía eólica, la solar y las biomasas.
Seguramente que las posibilidades de la energía eólica es la más interesante en cuanto una vez conseguidas las instalaciones sólo se depende de que haya viento para producir energía. A su vez, al pie de los molinos generadores prácticamente no hay restricciones y el ganado puede pastar libremente.
Las granjas solares tienen un potencial similar en cuanto a que sólo se depende de que el sol suficiente para llegar al máximo de potencial de generación.
Ambos son recursos naturales, renovables por la propia naturaleza y por lo tanto su explotación no supone degradación alguna para el medio ambiente.
Ningún país logra desarrollarse, sobre todo a un ritmo aceptable si no cuenta con suficiente energía en forma constante, si esta es energía “limpia” mejor aún, porque no tendrá consecuencias negativas.
Hoy Uruguay ostenta una posición privilegiada en la materia, no sólo en cuanto a la producción de energías limpias, sino también porque los indicadores de producción hacen ser muy optimistas, porque Uruguay no sólo tendrá energía suficiente para apuntalar su desarrollo, sino que si todo funciona bien y los sistemas producen al máximo habrá un excedente que hace pensar incluso en exportarlo a la región.
Cómo se ha llegado a esta situación y el costo que ha tenido este desarrollo, además de las condiciones que tiene hoy para abonar este costo, es harina de otro costal.
En definitiva, un camino a reafirmar y profundizar, porque quizás lo más importante sea haber conseguido lo que hoy procuran al menos atemperar, sin mayores éxitos, como es la contaminación ambiental por la producción de energías “sucias” a partir de los hidrocarburos.
Seguramente que resta mucho camino en la materia, pero Uruguay ha marcado un camino que es mirado y admirado por países poderosos incluso, un mérito que merece reconocimiento.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...